Diciendo adiós…


Diario de viaje: vuelta a España desde Finlandia en tiempos de COVID-19

Seis de mayo de dos mil veinte.

07:30 Por fin me voy a levantar de la cama. Después de haber estado 15 minutos vagueando en la cama toca levantarme. Hago los bocadillos para el viaje y me preparo para salir a los recados del día. Voy a ir al colegio a imprimir mi boarding pass y a despedirme de los que tanto me han cuidado durante estos meses. Después toca ir al supermercado a comprar reservas de comida y unos últimos detalles. Finalmente vuelvo a Lärkan, mi hogar en Finlandia, donde me despido de algunas de las personas que me han acompañado durante mi estancia y también de mi compi de piso, María, a la que quiero con locura y ha sido como una hermana para mi en este tiempo. No fue fácil, pero estoy segura que pronto volveré a ver a los que más quiero.

17:30 Tras una mañana de locos corriendo de un lado para otro y también de muchas despedidas y lágrimas, ya estoy en el tren. Bueno, llevo ya más de una hora aquí sentada respondiendo a llamadas y mensajes. Estoy muy acostumbrada a viajar pero nunca he estado tan nerviosa como ahora. Ver a la gente tan distante, todas las precauciones que hay que tener, las mascarillas, los cientos de normas y todo el mundo recordándotelo cada minuto es algo que impone y me causa bastante ansiedad. Pero bueno, aquí estamos, voy a seguir bebiendo este smoothie tan rico y a comer mis galletas para que se me haga más ameno.
20:10 Se está acabando mi viaje en tren… a y 35 llego a Helsinki. No se muy bien que pasará al llegar, no hay ningún transporte público que vaya a la estación y el taxi desde Helsinki al aeropuerto cuesta un riñón ya que está en otra ciudad (Vantaa). Como me dijo mi tutor del cole, tengo que ir a una estación que se llama Aviápolis y después coger un taxi hasta el aeropuerto.
21:32 Ya estoy en el taxi de Aviápolis camino al aeropuerto. Todo ha ido perfectamente al salir del tren había un taxi esperando en la puerta y lo cogí directamente. Eso si, tengo un frío…

21:38 Llegué al aeropuerto. Al entrar me asusté, sabía que esto iba a estar vacío, pero tanto, no. No había nadie, absolutamente nadie, ni guardias ni nada. Con mi maleta y mis mochilas empecé a caminar en busca de un enchufe ya que mi móvil estaba muriéndose. De la nada apareció un señor muy majo, trabajador del aeropuerto al que le pregunté qué tenia que hacer y bueno la verdad no me ayudo bastante solo me dijo: “tienes que esperar a que venga alguien”; Eso hice.

22:00 Acaba de aparecer otra vez el señor de antes. Creo que le dí demasiada pena que se acercó a mi y me enseñó un rincón en el que me dijo que me podía quedar. Un rincón de lujo con silla y enchufe, no me quejo, parece un buen lugar para pasar las 10 horas que tengo por delante.

01:00 Bueno, he hablado con mi padre y con mi madre y estado desde las 23 hablando con mi amiga Celia y la verdad me ha ayudado a amenizar la espera pero bueno, lo malo es que aún falta mucho. Lo malo de este sitio es que el enchufe está lejos del banco, lo que no me permite seguir hablando con mis amigas ya que otra vez, mi móvil está muriendo. Así que bueno, voy a enchufar el móvil y me voy a poner a ver en el iPad “Bonus Familjen” a ver si se me queda algo de sueco.

01:50 Voy a levantarme a estirar las piernas. Aquí sigue sin haber ni un alma, así que voy a ir hasta las máquinas estas para imprimir el boarding pass. También de paso, imprimo la etiqueta para la maleta. Y nada, después a descansar otro rato más hasta que aparezca alguien y pueda facturar la maleta.

02:30 Me estoy congelando aquí parada y me pregunto, ¿en serio es necesario tener el aire acondicionado puesto? ¿Por qué los aeropuertos nunca apagan el aire acondicionado? Y a ver si esto fuese el aeropuerto de Madrid-Barajas un día de verano a 45 lo entendería, pero en Finlandia… con temperaturas casi bajo cero… no lo entiendo. Antes de que acabe como un cubito de hielo voy a levantarme e ir a dar un paseo por el aeropuerto. Las cosas las dejo solas… espero que no haya nadie con intención de quitarme alguna de mis pertenencias escondido y que el señor ese que aparece de pascua en flores sea de confianza y que mis cosas sigan ahí cuando vuelva.

3:05 De vuelta a mi cripta. Mis cosas intactas. Bastante triste, todo “cerrado temporalmente”, ni un sitio abierto para tomarme un café o algo calentito. Ahora voy a comerme un bocata y unas galletas y a continuar viendo mi serie.

03:35 Por fin pude facturar la maleta. Ilusionada me pongo a preparar para pasar el control de seguridad separando líquidos y electrónica, desinfectante, mascarilla… y al dirigirme hacia el control… me doy cuenta de que sigue cerrado, los trabajadores que habían aparecido desaparecieron de nuevo así que tras esta falsa alarma me toca volver a mi rincón.

04:40 Lo conseguí. Ya estoy dentro. Tuve la gran suerte de que a mi equipaje de mano le tocase el control de explosivos. De 10 personas que somos aquí, me tuvo que tocar a mi. Pero bueno, fue bastante rápido (y yo prisa tenía poca) y después de pocos minutos me devolvieron todo. Ahora ya estoy en la puerta de embargue donde he vuelto a extender mi mantita y me voy a tumbar hasta que sea la hora de embarcar.

6:00 Me acaba de llamar Sebbe. Tengo la suerte (y él la mala suerte) de que se tenga que levantar a estas horas para ir a trabajar. Así que hasta las 7 que empieza a trabajar tendré entretenimiento.

07:15 Acabo de embarcar. Me ha hecho gracia, coloqué mis mochilas en el compartimento de arriba y de repente dicen por el altavoz: “Boarding completed”. ¿Completo? ¿Que es esto, un vuelo privado? Hay el mismo número de pasajeros que de personal (sin exagerar).

07:30 Toca despegar. Mi padre me tranquiliza comentándome que no le han parado y que ya está cerca del aeropuerto de Alicante y que va a intentar dormir. Así que vamos allá, nos vemos pronto Alicante.

Anuncios

10:33 (de España) lo que serían las 11:33 en Finlandia, acabo de aterrizar. Se portaron de 19 con nosotros en el vuelo, nos dieron agua y un bocata y solo íbamos 1 por fila de asientos. Ahora toca coger la maleta y corriendo a ver mi papá.

11:08 Ya vi a mi papa, ¡qué felicidad!, llegué a pensar que que este momento nunca llegaría. Hicimos un proceso de desintoxicación. Me cambié toda la ropa y me llené de desinfectante. Me comí un plátano y ahora ya estamos los dos en el coche listos para empezar la vuelta a casa.

13:17 Llevamos dos horas de viaje y todo bien. Mi padre va de piloto y yo voy en el asiento de atrás a la derecha de forma que vamos en diagonal, cumpliendo con las normas. En el trayecto nos estamos encontrando un montón de camiones y también un montón de turismos.

18:10 Han pasado ya muchas horas de las cuales he dormido un par. Ahora hemos decidido parar en una gasolinera. Vamos a tomar unos bocatas, comprar aguas frías ir al baño y estirar las piernas. Una vez de vuelta en el coche toca echar unas partiditas de Parchís con mis amigas.

22:30 Ya hemos llegado a casa. Que alegría ver a mi mamá, mi casa, mi habitación… qué felicidad. Ahora tocará hacer cuarentena durante 15 días y esperemos que gracias a todo el cuidado que tuve y a todas las precauciones que tomé que no tenga COVID-19.

FIN

Las fotos que comparto hoy son algunas fotos de mis últimos días en Vaasa, espero que os gusten.

Anuncios

¡Hasta la próxima!

Anuncios
Anuncios

Fotografiando por primera vez auroras boreales 


Hola a todxs!!! !

Tras la situación actual que estamos sufriendo actualmente todos debido al COVID-19, hoy os traigo un nuevo post para animaros y entreteneros un poco.

En mi viaje a Rovaniemi (podéis conocer mi experiencia haciendo click aquí) cada noche cogíamos el coche e íbamos en búsqueda auroras boreales. Las dos primeras noches con el cielo muy nublado y sin éxito alguno. El tercer día, cuando fuimos a la Ciudad de Papa Noel tuvimos la gran idea de preguntarle a Mr. Claus el mejor lugar para observar este maravilloso fenómeno natural. Allí, Santa nos recomendó dos lagos: el Lago Norvajärvi y el Viiksjärvi. Ambos lagos se encuentran a 13km del centro de la ciudad aproximadamente (a 15 minutos en coche) pero tienen la ventaja de que no hay contaminación lumínica y de que nunca hay mucha gente.

Esa misma noche, tuvimos la gran suerte de que el cielo estaba completamente despejado y decidimos emprender nuestro viaje hacia el Lago Norvajärvi. Escogimos este lago porque en el Google Maps observamos que tenía aparcamiento y fue la mejor decisión, sin duda, el mejor lugar para observar las auroras boreales relativamente cerca de la ciudad. Si viajas en invierno, el lago estará completamente congelado y podrás caminar sobre el para obtener una mejor vista, cuanto más lejos puedas caminar, mejor.

Tras una larga espera a temperaturas por debajo de -20ºC comenzamos a ver una especie de bruma en el cielo que cada vez se volvía más grande y luminosa. Rápidamente cogí mi trípode de 10 cm y lo coloqué haciendo equilibrios sobre la nieve y empecé a sacar fotos haciendo equilibrios con el trípode y la cámara. No lo voy a negar, fue complicado; las patas del trípode se caían cada dos por tres, la superficie era muy inestable y debido al frío, además de congelarme yo misma, la cámara comenzó a fallar y el móvil a apagarse continuamente. Con todo, estoy muy contenta con mis resultados para ser mi primera vez.

✔️📝 Recomendaciones personales para tomar las fotografías:

Velocidad de obturación: 30 segundos

Abertura: 3.5 (o el más pequeño que te permita tu cámara)

ISO: 600

Enfoque: Si tu objetivo tiene enfoque al infinito, perfecto, lo tienes fácil. En el caso de que te pase como a mi y no tengas esa suerte necesitas tiempo y paciencia. Tienes dos opciones:

  • Si eres precavido, ir al lugar donde vas a tomar la fotografía cuando es de día y fijar el enfoque de tu cámara (con cinta o celo) al punto más lejano posible.
  • Si necesitas enfocar tu cámara cuando ya es de noche selecciona el enfoque manual de tu cámara e intenta enfocar lo mejor posible a cualquier punto que encuentres (enfocar a la luna es una buena opción). Una vez encuentres el enfoque lo más aproximado posible asegúrate de fijarlo bien (con cinta o celo) (si no lo haces se te desenfocará cada dos por tres, como me pasó a mi).

Disparo remoto: Lo más cómodo es descargar la aplicación para el móvil de Canon (Camaraconnect). Sin embargo, recomiendo llevar otro disparador remoto por si vuestro móvil no es capaz de resistir esas temperaturas.

Trípode: Recomiendo un buen trípode, no como el mío 🙂 El trípode que utilicé yo (imágenes a la derecha) muy muy cómodo para llevar de viaje pero definitivamente no para sacar fotos como estas con una cámara réflex.

Ropa: Pantalones de nieve, botas y un buen chaquetón. Por dentro te recomiendo llevar muchas capas finitas de ropa, vestidito como una cebolla.

Filtros: NO utilices ningún tipo de filtro. Para mis fotografías dejé en mi cámara el filtro de protección para la lente y por culpa de esto en el centro de todas mis fotografías aparecen varios círculos. Por lo tanto, para que te pase lo mismo que a mi no le pongas ningún filtro a tu cámara. Aprendí esto gracias a la ayuda de Elio Frongia (os recomiendo pasar por su blog, tiene unas fotografías impresionantes – haz click aquí para verlo -.

Mis resultados:

A pesar de que estoy muy feliz de haber conseguido mi sueño de conseguir una gran foto de las auroras boreales me gustaría que tú, si estás leyendo esto, me des cualquier truco o consejo para poder mejorar y poder obtener mejores resultados la próxima vez.

¡¡¡Y esto es todo por hoy!!! Espero que os hayan gustado las fotos y que os animéis a compartir conmigo vuestra opinión.

¡¡Un abrazo!! Hasta la próxima

Para ver más sobre auroras boreales:

Descubriendo Rusia 🇷🇺 – La ciudad de San Petersburgo


IMG_9860

Sigue leyendo “Descubriendo Rusia 🇷🇺 – La ciudad de San Petersburgo”

Visitando Portugal


A principios de agosto mi hermana fue de campamento con el grupo scout Tau a São Jacinto un pueblo del municipio de Aveiro. Mis padres y yo fuimos a recogerla, pero antes decidimos quedarnos unos días para conocer Aveiro y alrededores.

El primer sitio que visitamos fué la playa de São Jacinto. Ese mismo día comimos en un pueblo llamado Torreira, dimos un paseo y finalmente cruzamos a la ciudad de Aveiro en ferry. Una vez llegamos fuimos al hotel a instalarnos y más tarde salimos a conocer el sitio. Dormimos en el hotel una noche, y al día siguiente fuimos a ver Costa Nova, un sitio precioso con unas playas increíbles, comimos por ahí y por último fuimos a Oporto donde tomamos un vino al lado del río Duero en un bar llamado Sandeman, y posteriormente cenamos del otro lado del río.

São Jacinto

Torreira

Costa Nova

Aveiro