El paraíso de los arándanos


Una actividad muy popular en Finlandia en verano es ir a recoger bayas al monte. En primavera, los bosques silenciosos de Finlandia cobran vida, la nieve se derrite y los arbustos de estos frutos que cubren como una manta todo el terreno, empiezan a florecer. A mediados de Julio, con la llegada del verano, es cuando aparecen los frutos y estos empiezan a madurar.

Arándanos rojos (EN: lingonberry – FI: puolukka), arándanos azules (EN: blueberry – FI: mustikka), frambuesas (EN: raspberry – FI: vadelma) y mora de los plátanos (EN: cloudberry – FI: lakka) crecen en abundancia en los montes, bosques y jardines finlandeses. Está permitido coger y recolectar libremente este tipo de estos frutos siempre que sean salvajes (es decir, que no pertenezcan a la plantación de nadie), que no estén dentro de un Parque Natural o Nacional y que estén a más de 50 metros de la vivienda más cercana.

La temporada para recolectar estos frutos empieza a mediados de Julio y termina en Octubre con la llegada del Otoño. El mejor momento para ir es a principios de Agosto, ya que, cuanto más tarde, menos frutos habrá y estarán más dañados debido a la acción humana. Por lo que he visto por aquí, hay muchas empresas que se dedican a organizar tours y excursiones para hacer este tipo de actividades por unos 70€ pero mi consejo es que te lances a la aventura y que descubras por tu cuenta la magia y el encanto de los bosques Finlandeses, observando a tu ritmo su flora y su fauna. Además no es nada difícil encontrar un lugar para recolectar bayas ya que crecen por todas partes, incluidas zonas urbanas, pero eso sí, por propia experiencia, lo ideal es que te alejes unos kilómetros de la ciudad, donde haya menos tráfico, para así encontrar muchas más y de mejor calidad.

Como no, una vez finalizada mi eterna cuarentena, yo no me quise perder la oportunidad de ir de “berry-picking” al monte. Me preparé con mi cubo y mi peine de arándanos y fui primero con mi amiga Sabrina aquí en Vaasa a Vaskiluoto (Vasklot) y después a un bosque en Oravais con mi novio. El primer día con Sabrina, íbamos un poco perdidas, ninguna conocíamos la zona ni a ninguna se nos ocurrió buscar el aspecto de la planta. Una vez llegamos, aparcamos las bicis, cogimos nuestro tupperware y empezamos a caminar por el monte sin saber muy bien lo que nos íbamos a encontrar, pero fue de repente mirar para el suelo y ver cientos de bolitas azules y rojas por todas partes. Como nadie nos había avisado, nosotras nos dedicamos a coger solamente las bolitas azules porque pensábamos que las rojas podían ser tóxicas hasta que luego nos dimos cuenta de que eran arándanos rojos y perfectamente comestibles, pero bueno, tú que estás leyendo ésto, que sepas que tanto rojas como azules o naranjas, todas para el saco (ñam, ñammm…)

El segundo día fue aún más increíble. Fuimos mi novio y yo en coche hasta Oravais, el pueblo dónde el creció, situado a unos 45 kilómetros al norte de Vaasa. Allá aparcamos el coche cerquita del mar y nada más ver un poco de bosque ya se podían ver miles de bayas por todos lados, mucho más que el día anterior. Estuvimos toda la mañana recogiendo tanto arándanos rojos como arándanos azules y acabamos pingando, con los pantalones bien bonitos y bien cansaditos. Nos lo pasamos genial en la recolecta de nuestros dos kilos de deliciosos arándanos pero después llegó la dura tarea de dos más de dos horas de limpieza y eliminación de hojitas y bichitos.

Tengo que decir que me encantó, aunque acabó con nosotros, fue una actividad súper relajante y divertida, ideal para hacer con amigos, niños y familia y que sin duda recomiendo hacer a todo el que venga entre Julio y Octubre a Finlandia. Y si os preguntáis qué hice con este cargamento de arándanos, me los comí con yogur e hice mucha mucha mermelada (el próximo día os enseño como la hice y como me quedó).

Os dejo unas fotitos de la experiencia 🙂

Para saber más y ver muchas más fotos puedes seguirme en mis instragrams @photogralia y @liaaa_gd.

¡Hasta la próxima!

Mucho amor,

Lía.

Anuncios

Cake pops


¡Feliz martes!

¿Qué tal está sentando la fase 2? ¿Creéis que estamos preparados para la 3ª?

El otro día pude ver por fin a mis amigas y aprovechando la conyuntura le hicimos una sorpresa a mi amiga Lorena, que estuvo de cumpleaños hace un mes. Disfrutamos de un aperitivo riquísimo, hicimos una churrascada para comer y de postre dos tartas deliciosas, una de mousse de limón hecha por Lore y la otra de bizcocho de arcoíris hecha por mi. Después de comer jugamos al parchís, sacamos fotos, hicimos mucho el tonto e hicimos una guerra de globos de agua. Fue genial.

Bueno, y como mencioné, para la sorpresa de mi amiga hice un bizcocho de arco´ris. Para montar la tarta tuve que cortar muchos bordes y en lugar de comerlos al momento los guardé para aprovecharlos y hacer cake pops. Así que hoy os voy a enseñar como aprovechar cualquier resto de bizcocho que no utilicéis o alguna magdalena que ya esté pasada para comer directamente, allá vamos.

Paso 1

Para empezar yo decidí dividir los restos en dos. A los de la derecha les eché mermelada de arándanos y frutos rojos hecha por mi madre y a los de la izquierda les eché queso crema (philadelphia). Tú puedes escoger si quieres todos de mermelada o todos de queso crema (personalmente mis favoritos son los segundos).

Paso 2

Desmigamos el bizcocho lo máximo posible con la ayuda de un tenedor y de nuestras propias manos.

Paso 3

Añadimos la mermelada en uno de los boles y el queso crema en el otro. Con la ayuda del tenedor y de nuestras manos continuamos amasando hasta conseguir integrar los ingredientes.

La cantidad de mermelada y/o queso crema variará dependiendo de la cantidad de bizcocho. El truco es ir echándolos poco a poco hasta conseguir una masa que no se quede pegada a las manos para que sea fácil de moldear.

Paso 4

Damos forma a nuestros cake pops. Hacemos bolitas con las manos. Las coloamos en un plato sobre papel de horno y las metemos en la nevera 15 minutos.

Paso 5

Puedes hacer los Cake pops de dos formas diferentes: estilo piruleta (con palitos) y estilo trufa (sin palitos y más fáciles)

Estilo piruleta (con palito): Derretimos chocolate en un tarrito. Mojamos la punta del palito en el chocolate derretido, clavárselo y volver a introducirlos en la nevera 5 minutos. Los sacamos de la nevera y los bañamos en chocolate como puedes ver una de las imágenes imagen de a continuación. Los introducimos en la nevera hasta que el chocolate esté completamente sólido.

Estilo trufa (sin palito): Derretimos chocolate en un bol y lo echamos por encima a nuestra bolitas. Con ayuda de un tenedor yo le quité el exceso de chocolate pero si tenéis algún utensilio mejor, perfecto.

Cumple de Lore y cómo hacer Cake pops paso a paso.

Paso 6

Una vez tengan el chocolate completamente sólido los sacamos para decorar.

Me quedó un poco desastrosa pero la decoración yo la hice con un poco de chocolate blanco derretido y unas fresas y arándanos frescos. Podéis encontrar más ideas para decorarlos haciendo click aquí.

A continuación os dejo mis resultados. Estaban riquísimos. Espero que os gusten, hasta la próxima!

Anuncios

Visitando Rovaniemi, la capital de Laponia.


Hola a todos!! 👋🏼

La semana pasada se celebró aquí en Finlandia la “Sportlovet”, literalemente traducido al español como “Pausa de deportes”. Durante estos días, también conocidos como “Vacaciones de invierno” todos los colegios de primaria y secundaria cierran y la gente suele aprovechar para hacer deportes de invierno como esquí o snowboard en familia.

Como ya dije en el último post, actualmente estoy haciendo prácticas en un colegio aquí en Finlandia. De esta forma, al igual que los niños y el personal del centro tuve la suerte de poder disfrutar de estos días. Por este motivo, además de avanzar un poco con el TFG, aproveché para pasar tiempo con mis amigas y para irme de viaje unos días a Rovaniemi.

Nuestra ruta en coche

Para ir a Rovaniemi decidimos ir en coche para así tener la oportunidad de hacer las paradas que necesitásemos durante el viaje y de movernos por la ciudad de destino libremente. Llegar allá nos llevó al rededor de 7 horas y a pesar de que las carreteras no eran las mejores y estaban llenas de hielo y nieve, solo por ver los maravillosos paisajes en el camino mereció la pena.

Nada más llegar a allá fuimos a nuestro Airbnb (podéis hacer click aquí para verlo). Un maravilloso apartamento de 62 metros cuadrados en el centro de la ciudad. Como recibimiento la dueña, Katja, nos había dejado un par de bombones riquísimos (al menos a mi me sentaron cual manjar de dioses). El piso era precioso, muy bien amueblado y equipado además de tener también aparcamiento privado. Recomiendo este apartamento al 100% para ir en pareja o incluso con amigos o familia, caben hasta 5 adultos y también tiene camas extra para niños.

El primer día, por la mañana al despertarnos fuimos al supermercado (a dos pasos del apartamento) a comprar desayuno para los cuatro días. Asimismo, aproveché para ir a sacar unas fotos en los alrededores.

Después de desayunar, cogimos nuestro material de esquí y snowboard y nos dirigimos al Ski Resort más cercano: Ounasvaara 🎿⛷🏂Pasamos el día en el Resort, de arriba abajo de la montaña. Como principiantes que somos, nos pasamos el día aprendiendo trucos y movimientos nuevos y rodando de vez en cuando por la nieve montaña abajo. Hicimos una pausa al rededor de la 1 para comer en el restaurante del Resort donde la comida estaba muy rica.

El segundo día nos lo tomamos un poco más de descanso para recuperarnos de las agujetas del día anterior. Después de desayunar nos preparamos y nos dirigimos hacia Santa Claus Village donde tuvimos una pequeña charla con Papá Noel, cruzamos el Círculo Polar Ártico, comimos muy rico, paseamos mucho y sacamos un número incontable de fotos.

Después de visitar la ciudad de Papá Noel fuimos a patinar sobre hielo. En Rovaniemi hay varios lugares donde puedes patinar sobre hielo de forma gratuita. En la imagen de la derecha marco las 3 pistas de patinaje sobre hielo naturales más grandes de la ciudad.

Las direcciones a las pistas de hielo son las siguientes:

Nosotros decidimos ir a la segunda (Korkalovaara Ball Field) que cuenta con una pista enorme de patinaje sobre hielo y otra pista explisiva para Hockey sobre hielo.

En el caso de que no tengas patines sobre hielo y viajas a Rovaniemi en un período diferente a 20/12-31/01 no encontrarás ningún sitio físico para alquilar patines. Para poder patinar debes acercarte a una oficina de turismo y preguntar por un número de teléfono para que te los lleven a donde tú quieras (el precio es 10 euros/día).

El tercer día (y último) decidimos pasarlo otra vez en el Ski Resort. Aprovechando que llevamos nuestro propio material para esquiar y nos gustó mucho la primera vez decidimos repetir. Ésta vez un poco más atrevidos (aunque en pánico) probamos varias pistas diferentes. Por la noche tuvimos la oportunidad de ver unas auroras boreales impresionantes, pero eso os lo cuento el próximo día.

Anuncios

Y hasta aquí todo por hoy, os dejo a continuación mis algunas de mis fotos preferidas del viaje.

Hasta la próxima!

Para saber más sobre Rovaniemi os recomiendo visitar: