CRECIENDO


¡¡Buenos días!! ¿Qué tal estás? ¿Cómo va todo?

Han pasado tantas cosas desde la última vez que escribí que cada día que pasa se me hace un poco más difícil ponerme. Pero hoy es el día, he decidido que si sigo posponiéndolo cada vez va a ser más complicado.

Escribo esto como graduada en Maestra de Educación Primaria y titulada como piloto de drones (guau, suena aún mejor al escribirlo). Pero sí, en julio acabé la carrera y cuando empecé las vacaciones mi padre me propuso la idea de sacarme el título de piloto de dron y me lancé a a ello. No fue fácil pero después de mucho esfuerzo y dedicación… ¡lo conseguí! Y ahora mismo estoy de vuelta en Finlandia, a puntito de empezar mi Máster.

A principios de verano mi padre me regaló el Mavic Mini de DJI y estoy más que encantada. Es un bichito de 249 gramos que puede alcanzar una altura de hasta 3000m sobre el nivel del mar (aunque 120m es lo legal en España) y con una cámara capaz de tomar fotografías de 12 megapíxeles y con una resolución de vídeo de 2.7K. Una vez tuve el dron en mis manos hice mis primeros vuelos y tomé mis primeras fotografías pero sentía que estaba “invadiendo” un mundo del que no conocía absolutamente nada, y eso fue lo que me animó a sacarme el título como piloto. En tan poco tiempo he aprendido mucho pero mucho más me queda por aprender.

Tengo que decir que en mi opinión, el Mavic Mini saca unas fotos impresionantes y que para empezar es más que suficiente. Ahora voy a dejar a continuación algunas de las muchas fotitos que he estado sacando para que juzgues por ti mismx, pero ten piedad, solo estoy empezando 🙂

Una vez que termine mis 14 días de cuarentena aquí en Finlandia y conozca un poco el marco legal en cuanto al vuelo de drones tengo muchas ganas de probar a volarlo por aquí. Ahora seguiré investigando, aprendiendo cosas nuevas y creciendo como persona, profe y fotógrafa. Pronto enseñaré más cositas.

Un abrazo!
Lía.

Haciendo velas ecológicas


¡Buenos días mundo!

Aquí estoy una semana más compartiendo un poquito más de mi con vosotrxs. ¿Qué tal os va todo? ¡Contadme! Espero que muy bien y que poco a poco todos nos adaptemos a la nueva normalidad.

Algo que me encanta y que creo que nunca debe faltar en una habitación son las velas, así que pensé, ¿por qué no intentar hacer una yo misma? El otro día nos pasamos la tarde mi madrina, mi madre y yo haciendo manualidades, y como ya habréis notado, una de las cosas que probamos a hacer fueron velitas. Ya sabéis que mi gran pasión es al fotografía pero bueno, también me gusta compartir un poco de todo y descubrir cosas nuevas. Así que hoy, para todos aquellos que estéis interesados os voy a enseñar qué productos escogí para hacer las velas, dónde los compré y, por supuesto, como hacer tu propia vela paso a paso.

Bueno para empezar, deciros que todo lo que utilicé para hacer mis velas lo compré en la página web de Gran Velada. Tras buscar mucho tiempo en Amazon y en Internet, di con esta página web, cuyos precios (bastante económicos) y variedad me parecieron los mejores. Estos son los materiales que vas a necesitar para hacer tu vela:

Anuncios
  • La base: la cera.

Lo primero que necesitarás para hacer tu vela es encontrar la cera que quieres utilizar. Yo, antes de comprar directamente los primeros productos que me aparecían hice una búsqueda en Internet para averiguar qué cera debería utilizar. Tras mi búsqueda me di cuenta de que existían muchos más tipos de ceras de los que nunca me hubiese imaginado y también que la Parafina (cera con la que están hechas la gran parte de las velas que compramos) es un material derivado del petróleo y por lo tanto no es renovable y que las velas que consumimos, si están hechas con este material, sueltan substancias tóxicas perjudiciales para nuestra salud. Bueno y por todos estos motivos, decidí no escoger la parafina y me decidí por la cera de soja, ya que es un material renovable, biodegradable y no es tóxico ni artificial. Lo bueno de escoger la cera de soja es que este tipo de cera se consume mucho más despacio que las otras, lo que me pareció ideal para poder disfrutar de mis velitas naturales, ecológicas y sostenibles durante el mayor tiempo posible.

Por si os preguntáis por cuánta cantidad de cera necesitáis, deciros que yo cogí 3 paquetes de 100g y me dieron para hacer 3 velas en unos vasitos de yogur de 150ml (sin llenarlos hasta arriba), a lo mejor esto os ayuda a haceros una idea.

  • El olor: el aceite esencial de tu olor favorito.

Ahora toca decidir cuál es el olor que deseas para tu vela. Para mis velas yo escogí el aroma de Lavanda, además de que me gusta mucho el olor, sus propiedades relajantes me convencieron.

En la web tienes aceites esenciales con cientos de olores para escoger, así que piensa en tu favorito y búscalo, lo encontrarás.

  • El color: los detalles para personalizar tu vela.

Este material es totalmente opcional, el tono blanco roto que tiene la cera de soja es muy bonito así que si quieres podrías dejarla así.

Para darle mi toque especial, yo escogí el color púrpura y también decidí coger un narcante blanco para darle un toque de brilli-brilli a mi vela. En la página de Gran Velada encontraréis cientos de colores diferentes, purpurinas y de todo tipo de decoraciones para vuestra velita.

  • La mecha: para encender la vela y que desprenda su magia.

Esto fue algo que también me costó bastante escoger. Hay muchos tipos de mechas y dependiendo del grosor de tu vaso necesitarás una u otra. Yo me decidí por una mecha de algodón ecológica para velas de 5-6cm. La compré sin encerar y luego la enceré yo misma (es muy fácil).

Para completar también cogí un pack de 25 unidades de portamechas para sujetar la vela en el fondo del vaso y un sujeta mechas metálico (que consideré poco útil, no lo necesitáis).

Dicho todo esto, paso a explicaros como lo hice paso a paso.

Primero

Derretimos la cera al baño maría. Yo escogí esta jarrita para que luego fuese más fácil echarla en el vaso de la vela.

Esperamos unos minutitos revolviendo con un palillo de madera y pronto tendrás la cera líquida lista para trabajarla.

Segundo

Medimos la altura de nuestro vaso y cortamos la mecha.

Una vez la cera está líquida introducimos la mecha en el líquido y quitamos el exceso con los dedos (no te preocupes, la cera de soja tiene un punto de fusión muy bajo por lo que no te quemarás. Espera un par de minutos y ya tendrás tus mechas enceradas.

Introdúcelas en el portamechas y con pegamento caliente pégala en el fondo del vaso lo más centrada posible.

Tercero

Una vez enceradas las mechas, sacamos la cera del fuego y le echamos el colorante. Para conseguir el color de mi vela (podéis ver las fotos al final del texto) yo le eché 5 gotitas. Si decidís echarle algún tipo de purprina como yo, es ahora el momento de hacerlo, yo le eché una pizca, pero esto al gusto de cada uno.

Para echarle el aroma esperamos 1 minuto y se lo echamos. Si se lo echas cuando la cera está muy caliente perderá olor. Yo le eché 10 gotas del aroma, pero esto también dependerá de la intensidad de olor que te guste, si te gusta un olor más fuerte puedes echarle un par de gotas más.

Cuarto (y último)

Echamos nuestro líquido en el vaso donde querramos tener nuestra vela. Podéis reutilizar cualquier vaso que tendáis en casa de conservas o de yogur.

Ahora deja tu vela reposar hasta que se enfríe y… ¡listo!

Anuncios

¿Qué te ha parecido? A nosotras muy entretenido y divertido. Tuvimos nuestros fallos y al principio no salió nada bien pero… ¡lo arreglamos! Yo creo que para ser la primera vez no estuvo nada mal. Aquí te dejo algunas fotos del resultado, ¡anímate a hacer una!

Enlaces a los materiales utilizados:

No te olvides de seguirme en Instagram, publico muchas de mis fotos por allá, ¡te espero!

Diciendo adiós…


Diario de viaje: vuelta a España desde Finlandia en tiempos de COVID-19

Seis de mayo de dos mil veinte.

07:30 Por fin me voy a levantar de la cama. Después de haber estado 15 minutos vagueando en la cama toca levantarme. Hago los bocadillos para el viaje y me preparo para salir a los recados del día. Voy a ir al colegio a imprimir mi boarding pass y a despedirme de los que tanto me han cuidado durante estos meses. Después toca ir al supermercado a comprar reservas de comida y unos últimos detalles. Finalmente vuelvo a Lärkan, mi hogar en Finlandia, donde me despido de algunas de las personas que me han acompañado durante mi estancia y también de mi compi de piso, María, a la que quiero con locura y ha sido como una hermana para mi en este tiempo. No fue fácil, pero estoy segura que pronto volveré a ver a los que más quiero.

17:30 Tras una mañana de locos corriendo de un lado para otro y también de muchas despedidas y lágrimas, ya estoy en el tren. Bueno, llevo ya más de una hora aquí sentada respondiendo a llamadas y mensajes. Estoy muy acostumbrada a viajar pero nunca he estado tan nerviosa como ahora. Ver a la gente tan distante, todas las precauciones que hay que tener, las mascarillas, los cientos de normas y todo el mundo recordándotelo cada minuto es algo que impone y me causa bastante ansiedad. Pero bueno, aquí estamos, voy a seguir bebiendo este smoothie tan rico y a comer mis galletas para que se me haga más ameno.
20:10 Se está acabando mi viaje en tren… a y 35 llego a Helsinki. No se muy bien que pasará al llegar, no hay ningún transporte público que vaya a la estación y el taxi desde Helsinki al aeropuerto cuesta un riñón ya que está en otra ciudad (Vantaa). Como me dijo mi tutor del cole, tengo que ir a una estación que se llama Aviápolis y después coger un taxi hasta el aeropuerto.
21:32 Ya estoy en el taxi de Aviápolis camino al aeropuerto. Todo ha ido perfectamente al salir del tren había un taxi esperando en la puerta y lo cogí directamente. Eso si, tengo un frío…

21:38 Llegué al aeropuerto. Al entrar me asusté, sabía que esto iba a estar vacío, pero tanto, no. No había nadie, absolutamente nadie, ni guardias ni nada. Con mi maleta y mis mochilas empecé a caminar en busca de un enchufe ya que mi móvil estaba muriéndose. De la nada apareció un señor muy majo, trabajador del aeropuerto al que le pregunté qué tenia que hacer y bueno la verdad no me ayudo bastante solo me dijo: “tienes que esperar a que venga alguien”; Eso hice.

22:00 Acaba de aparecer otra vez el señor de antes. Creo que le dí demasiada pena que se acercó a mi y me enseñó un rincón en el que me dijo que me podía quedar. Un rincón de lujo con silla y enchufe, no me quejo, parece un buen lugar para pasar las 10 horas que tengo por delante.

01:00 Bueno, he hablado con mi padre y con mi madre y estado desde las 23 hablando con mi amiga Celia y la verdad me ha ayudado a amenizar la espera pero bueno, lo malo es que aún falta mucho. Lo malo de este sitio es que el enchufe está lejos del banco, lo que no me permite seguir hablando con mis amigas ya que otra vez, mi móvil está muriendo. Así que bueno, voy a enchufar el móvil y me voy a poner a ver en el iPad “Bonus Familjen” a ver si se me queda algo de sueco.

01:50 Voy a levantarme a estirar las piernas. Aquí sigue sin haber ni un alma, así que voy a ir hasta las máquinas estas para imprimir el boarding pass. También de paso, imprimo la etiqueta para la maleta. Y nada, después a descansar otro rato más hasta que aparezca alguien y pueda facturar la maleta.

02:30 Me estoy congelando aquí parada y me pregunto, ¿en serio es necesario tener el aire acondicionado puesto? ¿Por qué los aeropuertos nunca apagan el aire acondicionado? Y a ver si esto fuese el aeropuerto de Madrid-Barajas un día de verano a 45 lo entendería, pero en Finlandia… con temperaturas casi bajo cero… no lo entiendo. Antes de que acabe como un cubito de hielo voy a levantarme e ir a dar un paseo por el aeropuerto. Las cosas las dejo solas… espero que no haya nadie con intención de quitarme alguna de mis pertenencias escondido y que el señor ese que aparece de pascua en flores sea de confianza y que mis cosas sigan ahí cuando vuelva.

3:05 De vuelta a mi cripta. Mis cosas intactas. Bastante triste, todo “cerrado temporalmente”, ni un sitio abierto para tomarme un café o algo calentito. Ahora voy a comerme un bocata y unas galletas y a continuar viendo mi serie.

03:35 Por fin pude facturar la maleta. Ilusionada me pongo a preparar para pasar el control de seguridad separando líquidos y electrónica, desinfectante, mascarilla… y al dirigirme hacia el control… me doy cuenta de que sigue cerrado, los trabajadores que habían aparecido desaparecieron de nuevo así que tras esta falsa alarma me toca volver a mi rincón.

04:40 Lo conseguí. Ya estoy dentro. Tuve la gran suerte de que a mi equipaje de mano le tocase el control de explosivos. De 10 personas que somos aquí, me tuvo que tocar a mi. Pero bueno, fue bastante rápido (y yo prisa tenía poca) y después de pocos minutos me devolvieron todo. Ahora ya estoy en la puerta de embargue donde he vuelto a extender mi mantita y me voy a tumbar hasta que sea la hora de embarcar.

6:00 Me acaba de llamar Sebbe. Tengo la suerte (y él la mala suerte) de que se tenga que levantar a estas horas para ir a trabajar. Así que hasta las 7 que empieza a trabajar tendré entretenimiento.

07:15 Acabo de embarcar. Me ha hecho gracia, coloqué mis mochilas en el compartimento de arriba y de repente dicen por el altavoz: “Boarding completed”. ¿Completo? ¿Que es esto, un vuelo privado? Hay el mismo número de pasajeros que de personal (sin exagerar).

07:30 Toca despegar. Mi padre me tranquiliza comentándome que no le han parado y que ya está cerca del aeropuerto de Alicante y que va a intentar dormir. Así que vamos allá, nos vemos pronto Alicante.

Anuncios

10:33 (de España) lo que serían las 11:33 en Finlandia, acabo de aterrizar. Se portaron de 19 con nosotros en el vuelo, nos dieron agua y un bocata y solo íbamos 1 por fila de asientos. Ahora toca coger la maleta y corriendo a ver mi papá.

11:08 Ya vi a mi papa, ¡qué felicidad!, llegué a pensar que que este momento nunca llegaría. Hicimos un proceso de desintoxicación. Me cambié toda la ropa y me llené de desinfectante. Me comí un plátano y ahora ya estamos los dos en el coche listos para empezar la vuelta a casa.

13:17 Llevamos dos horas de viaje y todo bien. Mi padre va de piloto y yo voy en el asiento de atrás a la derecha de forma que vamos en diagonal, cumpliendo con las normas. En el trayecto nos estamos encontrando un montón de camiones y también un montón de turismos.

18:10 Han pasado ya muchas horas de las cuales he dormido un par. Ahora hemos decidido parar en una gasolinera. Vamos a tomar unos bocatas, comprar aguas frías ir al baño y estirar las piernas. Una vez de vuelta en el coche toca echar unas partiditas de Parchís con mis amigas.

22:30 Ya hemos llegado a casa. Que alegría ver a mi mamá, mi casa, mi habitación… qué felicidad. Ahora tocará hacer cuarentena durante 15 días y esperemos que gracias a todo el cuidado que tuve y a todas las precauciones que tomé que no tenga COVID-19.

FIN

Las fotos que comparto hoy son algunas fotos de mis últimos días en Vaasa, espero que os gusten.

Anuncios

¡Hasta la próxima!

Anuncios
Anuncios

Las galletas más ricas del mundo


Hola a todxs!

El otro día probé a hacer unas galletas de 4 chocolates. Tengo que decir que el resultado fue increíble, las mejores galletas que he probado.

Tras compartir una foto en mi Instagram (@photogralia) varias personas me preguntaron por la receta así que he decidido compartirla por aquí para que todxs vosotrxs podáis disfrutar de esta delicia.

Los ingredientes que vais a necesitar son los siguientes:

Una vez tengas preparados todos los ingredientes…¡manos a la obra!

Preparación:

Primero batimos la mantequilla junto con el azúcar glas.

En segundo lugar añadimos el huevo y seguimos batiendo.

En tercer lugar añadimos el cacao y la harina y continuamos batiendo hasta conseguir integrar todos los ingredientes.

En cuarto lugar añadimos la leche y acabamos de batir.

En quinto lugar añadimos los chocolates troceados y los integramos a la masa.

En sexto lugar le damos forma a las galletas (recomiendo hacerlas del tamaño de la palma de la mano) y nos aseguramos que cada una tiene varios trozos de chocolate.

En séptimo lugar ponemos nuestras galletas sobre la bandeja del horno. Es recomendable poner papel de cocina para evitar que se peguen.

En octavo lugar, las metemos al horno durante 11 minutos. No te preocupes si crees que están poco hechas, esa es la clave. Te aseguro que van a estar deliciosas.

En noveno y último lugar, las sacamos del horno y las dejamos reposar 40 minutos. Cuesta un poco esperar tanto tiempo pero merecerá la pena.

Y ya estaría, ahora… ¡a disfrutar!

Eso sí… estas galletas son una bomba calórica así que no comas más de una al día y tampoco te olvides de hacer un poco de ejercicio. Para comerlas otro día no olvides meterlas 3 minutos en el horno a 200°C para disfrutar de todo el sabor de la galleta con su delicioso chocolate derretido por dentro.

Espero que os haya gustado la receta de hoy y que todxs os animéis a hacerla. Ya me contaréis.

¡Hasta la próxima!

La primavera del COVID-19


Hola a todxs, con todo esto se me había olvidado que ya había llegado la primavera, ¿qué tal lleváis la cuarentena?

Por Vaasa (Finlandia) la cosa va “mejor” que en España. Por ahora puedo salir a la calle y disfrutar de los días en compañía. Mi familia en la distancia y mi novio y mi compi de piso aquí siempre lo dan todo por hacerme feliz y me ayudan día a día a enfrentarme a esta situación.

Los niños no van al cole, todos los eventos hasta el verano han sido cancelados, todas las reuniones de más de 10 personas no están permitidas, los restaurantes están cerrados… la vida no es la misma. Aún así, con cabeza y siempre cumpliendo las normas intentamos aprovechar el tiempo lo máximo posible. Al cole voy de vez en cuando si necesito algún material específico para trabajar o si necesito hablar con alguien en persona, la enseñanza con los niños es 100% virtual vía Zoom y funciona genial, en casa hacemos mucha repostería, intentamos hacer ejercicio físico todos los días y siempre vamos a ver los atardeceres a la playa.

No me voy a quejar porque no tengo razón alguna y sería egoísta. En muchos países la situación está mucho peor y la gente lo está pasando verdaderamente mal. Doy gracias a que por ahora las cosas están relativamente “bien” pero… quién me hubiese dicho a mi el año pasado cuando estaba planeando mi estancia aquí y mis prácticas en el colegio que todo esto iba a pasar.

La incertidumbre de lo que va a pasar y de cuando voy a poder volver a casa cada día es mayor. A pesar de que mi familia y mis amigas me insisten en que aquí estoy mejor, quién me diese poder estar en casa en estos momentos junto con mis padres y disfrutando de estos momentos tan difíciles en familia.

Bueno, y después de contaros un poco como me va todo por aquí, os dejo a continuación unas fotografías del primer mes de primavera. ¡Espero que os gusten!

Anuncios

Y hasta aquí todo por hoy. Desde Finlandia os mando a todxs un abrazo virtual muy grande y mucho ánimo. Esperemos que pronto acabe todo esto y que podamos disfrutar del verano.

¡Feliz Pascua!


Anuncios

Hola a todos!! Qué tal todo?

El otro día fue el cumple de una amiga y para celebrarlo le preparé unos cupcakes riquísimos. Aprovechando que la pascua estaba por llegar decidí decorarlos con este motivo y quedaron monísimos.

Para que disfrutéis de la Pascua en cuarentena, pensé que sería una buena idea compartir la receta con todas y todos vosotros. Soy muy sencillos y riquísimos, estoy segura de que os encantarán, así que coge el delantal y prepárate para cocinar 🙂

Lo primero de todo, el material que utilicé es el siguiente:

► 2 cuencos grandes
► Batidora de varillas
► Cucharas para medir
► Cuchara sopera
► Moldes de cupcakes
► Molde para hornear los cupcakes
►Manga pastelera y boquilla de estrella cerrada.

Lo siguiente son los ingredientes. Esto es lo que vais a necesitar:

Para la base:
► 3 huevos
► 1 taza y 1/4 de azúcar (275g)
► 2/3 de taza de leche (158 ml)
► 4 cucharadas de esencia de vainilla
► 1 taza y ¾ de harina de trigo
► 1/2 taza de cacao en polvo
► 1/2 taza de aceite vegetal
► 1 pizca de sal
► Dos cucharadas de levadura
► 1/2 taza de agua caliente

Para la cobertura:
► 250g de mantequilla sin sal
► 250g de azúar glas
► 2 cucharadas de leche
► 1 cucharada de esencia de vainilla
► Una pizca de sal
► Decoraciones: mini huevos de pascua, y nubes y sprinkles o virutillas de color pastel.

Una vez tengas todos los ingredientes listos, manos a la obra!

Preparación de la base:

  1. Precalienta el horno a 180ºC
  2. En un bol junta todos los ingredientes secos: el azúcar, la harina, el cacao en polvo, la levadura y la sal. Mezcla todo hasta conseguir que esté homogéneo.
  3. Bate los huevos hasta que hagan espuma. A continuación, sin dejar de batir, añade la esencia de vainilla, luego el aceite y finalmente la leche. Continúa batiendo.
  4. Sin dejar de batir, continúa añadiendo los ingredientes secos (anteriormente mezclados) poco a poco.
  5. Introduce los cupcakes al horno durante 25 minutos. Para comprobar si están listos pínchalos con un palillo, si sale limpio, están listos.

Preparación de la cobertura (buttercream):

  1. Bate la mantequilla hasta obtener una textura cremosa
  2. Sin dejar de batir, añade el azúcar glas
  3. Añade la leche, la esencia de vainilla y la pizca de sal.
  4. Continúa batiendo hasta conseguir una textura homogénea y cremosa.
  5. Introduce la buttercream en una manga pastelera y… ¡¡¡a decorar!!!
  6. Toque final: añade mini huevos de pascua, y nubes, sprinkles o virutillas de color pastel

Y ya tienes tus cupcakes listos!!

Anuncios

Espero que os hayan gustado!!! Aquí os dejo mis resultados. ¡Hasta la próxima!

Fotografiando por primera vez auroras boreales 


Hola a todxs!!! !

Tras la situación actual que estamos sufriendo actualmente todos debido al COVID-19, hoy os traigo un nuevo post para animaros y entreteneros un poco.

En mi viaje a Rovaniemi (podéis conocer mi experiencia haciendo click aquí) cada noche cogíamos el coche e íbamos en búsqueda auroras boreales. Las dos primeras noches con el cielo muy nublado y sin éxito alguno. El tercer día, cuando fuimos a la Ciudad de Papa Noel tuvimos la gran idea de preguntarle a Mr. Claus el mejor lugar para observar este maravilloso fenómeno natural. Allí, Santa nos recomendó dos lagos: el Lago Norvajärvi y el Viiksjärvi. Ambos lagos se encuentran a 13km del centro de la ciudad aproximadamente (a 15 minutos en coche) pero tienen la ventaja de que no hay contaminación lumínica y de que nunca hay mucha gente.

Esa misma noche, tuvimos la gran suerte de que el cielo estaba completamente despejado y decidimos emprender nuestro viaje hacia el Lago Norvajärvi. Escogimos este lago porque en el Google Maps observamos que tenía aparcamiento y fue la mejor decisión, sin duda, el mejor lugar para observar las auroras boreales relativamente cerca de la ciudad. Si viajas en invierno, el lago estará completamente congelado y podrás caminar sobre el para obtener una mejor vista, cuanto más lejos puedas caminar, mejor.

Tras una larga espera a temperaturas por debajo de -20ºC comenzamos a ver una especie de bruma en el cielo que cada vez se volvía más grande y luminosa. Rápidamente cogí mi trípode de 10 cm y lo coloqué haciendo equilibrios sobre la nieve y empecé a sacar fotos haciendo equilibrios con el trípode y la cámara. No lo voy a negar, fue complicado; las patas del trípode se caían cada dos por tres, la superficie era muy inestable y debido al frío, además de congelarme yo misma, la cámara comenzó a fallar y el móvil a apagarse continuamente. Con todo, estoy muy contenta con mis resultados para ser mi primera vez.

✔️📝 Recomendaciones personales para tomar las fotografías:

Velocidad de obturación: 30 segundos

Abertura: 3.5 (o el más pequeño que te permita tu cámara)

ISO: 600

Enfoque: Si tu objetivo tiene enfoque al infinito, perfecto, lo tienes fácil. En el caso de que te pase como a mi y no tengas esa suerte necesitas tiempo y paciencia. Tienes dos opciones:

  • Si eres precavido, ir al lugar donde vas a tomar la fotografía cuando es de día y fijar el enfoque de tu cámara (con cinta o celo) al punto más lejano posible.
  • Si necesitas enfocar tu cámara cuando ya es de noche selecciona el enfoque manual de tu cámara e intenta enfocar lo mejor posible a cualquier punto que encuentres (enfocar a la luna es una buena opción). Una vez encuentres el enfoque lo más aproximado posible asegúrate de fijarlo bien (con cinta o celo) (si no lo haces se te desenfocará cada dos por tres, como me pasó a mi).

Disparo remoto: Lo más cómodo es descargar la aplicación para el móvil de Canon (Camaraconnect). Sin embargo, recomiendo llevar otro disparador remoto por si vuestro móvil no es capaz de resistir esas temperaturas.

Trípode: Recomiendo un buen trípode, no como el mío 🙂 El trípode que utilicé yo (imágenes a la derecha) muy muy cómodo para llevar de viaje pero definitivamente no para sacar fotos como estas con una cámara réflex.

Ropa: Pantalones de nieve, botas y un buen chaquetón. Por dentro te recomiendo llevar muchas capas finitas de ropa, vestidito como una cebolla.

Filtros: NO utilices ningún tipo de filtro. Para mis fotografías dejé en mi cámara el filtro de protección para la lente y por culpa de esto en el centro de todas mis fotografías aparecen varios círculos. Por lo tanto, para que te pase lo mismo que a mi no le pongas ningún filtro a tu cámara. Aprendí esto gracias a la ayuda de Elio Frongia (os recomiendo pasar por su blog, tiene unas fotografías impresionantes – haz click aquí para verlo -.

Mis resultados:

A pesar de que estoy muy feliz de haber conseguido mi sueño de conseguir una gran foto de las auroras boreales me gustaría que tú, si estás leyendo esto, me des cualquier truco o consejo para poder mejorar y poder obtener mejores resultados la próxima vez.

¡¡¡Y esto es todo por hoy!!! Espero que os hayan gustado las fotos y que os animéis a compartir conmigo vuestra opinión.

¡¡Un abrazo!! Hasta la próxima

Para ver más sobre auroras boreales:

Visitando Rovaniemi, la capital de Laponia.


Hola a todos!! 👋🏼

La semana pasada se celebró aquí en Finlandia la “Sportlovet”, literalemente traducido al español como “Pausa de deportes”. Durante estos días, también conocidos como “Vacaciones de invierno” todos los colegios de primaria y secundaria cierran y la gente suele aprovechar para hacer deportes de invierno como esquí o snowboard en familia.

Como ya dije en el último post, actualmente estoy haciendo prácticas en un colegio aquí en Finlandia. De esta forma, al igual que los niños y el personal del centro tuve la suerte de poder disfrutar de estos días. Por este motivo, además de avanzar un poco con el TFG, aproveché para pasar tiempo con mis amigas y para irme de viaje unos días a Rovaniemi.

Nuestra ruta en coche

Para ir a Rovaniemi decidimos ir en coche para así tener la oportunidad de hacer las paradas que necesitásemos durante el viaje y de movernos por la ciudad de destino libremente. Llegar allá nos llevó al rededor de 7 horas y a pesar de que las carreteras no eran las mejores y estaban llenas de hielo y nieve, solo por ver los maravillosos paisajes en el camino mereció la pena.

Nada más llegar a allá fuimos a nuestro Airbnb (podéis hacer click aquí para verlo). Un maravilloso apartamento de 62 metros cuadrados en el centro de la ciudad. Como recibimiento la dueña, Katja, nos había dejado un par de bombones riquísimos (al menos a mi me sentaron cual manjar de dioses). El piso era precioso, muy bien amueblado y equipado además de tener también aparcamiento privado. Recomiendo este apartamento al 100% para ir en pareja o incluso con amigos o familia, caben hasta 5 adultos y también tiene camas extra para niños.

El primer día, por la mañana al despertarnos fuimos al supermercado (a dos pasos del apartamento) a comprar desayuno para los cuatro días. Asimismo, aproveché para ir a sacar unas fotos en los alrededores.

Después de desayunar, cogimos nuestro material de esquí y snowboard y nos dirigimos al Ski Resort más cercano: Ounasvaara 🎿⛷🏂Pasamos el día en el Resort, de arriba abajo de la montaña. Como principiantes que somos, nos pasamos el día aprendiendo trucos y movimientos nuevos y rodando de vez en cuando por la nieve montaña abajo. Hicimos una pausa al rededor de la 1 para comer en el restaurante del Resort donde la comida estaba muy rica.

El segundo día nos lo tomamos un poco más de descanso para recuperarnos de las agujetas del día anterior. Después de desayunar nos preparamos y nos dirigimos hacia Santa Claus Village donde tuvimos una pequeña charla con Papá Noel, cruzamos el Círculo Polar Ártico, comimos muy rico, paseamos mucho y sacamos un número incontable de fotos.

Después de visitar la ciudad de Papá Noel fuimos a patinar sobre hielo. En Rovaniemi hay varios lugares donde puedes patinar sobre hielo de forma gratuita. En la imagen de la derecha marco las 3 pistas de patinaje sobre hielo naturales más grandes de la ciudad.

Las direcciones a las pistas de hielo son las siguientes:

Nosotros decidimos ir a la segunda (Korkalovaara Ball Field) que cuenta con una pista enorme de patinaje sobre hielo y otra pista explisiva para Hockey sobre hielo.

En el caso de que no tengas patines sobre hielo y viajas a Rovaniemi en un período diferente a 20/12-31/01 no encontrarás ningún sitio físico para alquilar patines. Para poder patinar debes acercarte a una oficina de turismo y preguntar por un número de teléfono para que te los lleven a donde tú quieras (el precio es 10 euros/día).

El tercer día (y último) decidimos pasarlo otra vez en el Ski Resort. Aprovechando que llevamos nuestro propio material para esquiar y nos gustó mucho la primera vez decidimos repetir. Ésta vez un poco más atrevidos (aunque en pánico) probamos varias pistas diferentes. Por la noche tuvimos la oportunidad de ver unas auroras boreales impresionantes, pero eso os lo cuento el próximo día.

Anuncios

Y hasta aquí todo por hoy, os dejo a continuación mis algunas de mis fotos preferidas del viaje.

Hasta la próxima!

Para saber más sobre Rovaniemi os recomiendo visitar:

Prueba producto Saal Digital – cuadro de soporte rígido.


IMG_5326

Sigue leyendo “Prueba producto Saal Digital – cuadro de soporte rígido.”