EL PARAÍSO DE LOS ARÁNDANOS


Una actividad muy popular en Finlandia en verano es ir a recoger bayas al monte. En primavera, los bosques silenciosos de Finlandia cobran vida, la nieve se derrite y los arbustos de estos frutos que cubren como una manta todo el terreno, empiezan a florecer. A mediados de Julio, con la llegada del verano, es cuando aparecen los frutos y estos empiezan a madurar.

Arándanos rojos (EN: lingonberry – FI: puolukka), arándanos azules (EN: blueberry – FI: mustikka), frambuesas (EN: raspberry – FI: vadelma) y mora de los plátanos (EN: cloudberry – FI: lakka) crecen en abundancia en los montes, bosques y jardines finlandeses. Está permitido coger y recolectar libremente este tipo de estos frutos siempre que sean salvajes (es decir, que no pertenezcan a la plantación de nadie), que no estén dentro de un Parque Natural o Nacional y que estén a más de 50 metros de la vivienda más cercana.

La temporada para recolectar estos frutos empieza a mediados de Julio y termina en Octubre con la llegada del Otoño. El mejor momento para ir es a principios de Agosto, ya que, cuanto más tarde, menos frutos habrá y estarán más dañados debido a la acción humana. Por lo que he visto por aquí, hay muchas empresas que se dedican a organizar tours y excursiones para hacer este tipo de actividades por unos 70€ pero mi consejo es que te lances a la aventura y que descubras por tu cuenta la magia y el encanto de los bosques Finlandeses, observando a tu ritmo su flora y su fauna. Además no es nada difícil encontrar un lugar para recolectar bayas ya que crecen por todas partes, incluidas zonas urbanas, pero eso sí, por propia experiencia, lo ideal es que te alejes unos kilómetros de la ciudad, donde haya menos tráfico, para así encontrar muchas más y de mejor calidad.

Como no, una vez finalizada mi eterna cuarentena, yo no me quise perder la oportunidad de ir de “berry-picking” al monte. Me preparé con mi cubo y mi peine de arándanos y fui primero con mi amiga Sabrina aquí en Vaasa a Vaskiluoto (Vasklot) y después a un bosque en Oravais con mi novio. El primer día con Sabrina, íbamos un poco perdidas, ninguna conocíamos la zona ni a ninguna se nos ocurrió buscar el aspecto de la planta. Una vez llegamos, aparcamos las bicis, cogimos nuestro tupperware y empezamos a caminar por el monte sin saber muy bien lo que nos íbamos a encontrar, pero fue de repente mirar para el suelo y ver cientos de bolitas azules y rojas por todas partes. Como nadie nos había avisado, nosotras nos dedicamos a coger solamente las bolitas azules porque pensábamos que las rojas podían ser tóxicas hasta que luego nos dimos cuenta de que eran arándanos rojos y perfectamente comestibles, pero bueno, tú que estás leyendo ésto, que sepas que tanto rojas como azules o naranjas, todas para el saco (ñam, ñammm…)

El segundo día fue aún más increíble. Fuimos mi novio y yo en coche hasta Oravais, el pueblo dónde el creció, situado a unos 45 kilómetros al norte de Vaasa. Allá aparcamos el coche cerquita del mar y nada más ver un poco de bosque ya se podían ver miles de bayas por todos lados, mucho más que el día anterior. Estuvimos toda la mañana recogiendo tanto arándanos rojos como arándanos azules y acabamos pingando, con los pantalones bien bonitos y bien cansaditos. Nos lo pasamos genial en la recolecta de nuestros dos kilos de deliciosos arándanos pero después llegó la dura tarea de dos más de dos horas de limpieza y eliminación de hojitas y bichitos.

Tengo que decir que me encantó, aunque acabó con nosotros, fue una actividad súper relajante y divertida, ideal para hacer con amigos, niños y familia y que sin duda recomiendo hacer a todo el que venga entre Julio y Octubre a Finlandia. Y si os preguntáis qué hice con este cargamento de arándanos, me los comí con yogur e hice mucha mucha mermelada (el próximo día os enseño como la hice y como me quedó).

Os dejo unas fotitos de la experiencia 🙂

Para saber más y ver muchas más fotos puedes seguirme en mis instragrams @photogralia y @liaaa_gd.

¡Hasta la próxima!

Mucho amor,

Lía.

Anuncios

Brownie solidario de OREO


Anuncios

Desde la ONG Educo nos hacen saber que la crisis sanitaria causada por el COVID-19 se ha convertido ya en una crisis económica. Miles de familias se quedan sin ingresos incluso aquellas que con ingresos ya tenían dificultades para enfrentarse a todos sus gastos. Ellos están adaptándose a esta nueva situación y piden ayuda para poder llevar las becas comedor directamente a las familias que más lo necesitan para que puedan alimentar a sus hijos.

OREO se suma a la causa y de la mano de María Pombo han creado un reto, que tiene como objetivo conseguir 10.000 menús (compuestos por desayuno, comida y cena) para niños en riesgo de pobreza o exclusión social.

Este reto consiste en replicar la receta de Oreo con alma que María Pombo y OREO han compartido en su Instagram. Por cada persona que suba una fotografía a instagram (o a instastories) de su Brownie mencionando a @oreo_es, ellos donarán 10 becas comedor para niños en exclusión social o riesgo de pobreza junto con la ONG Educo.

Yo ya he hecho el mío y os aseguro que es una receta muy fácil de hacer y hacerla solo lleva 10 min prepararla y 25 min en el horno. En vez de hacer ese bizcocho que estabas pensando, anímate a hacer la receta de Oreo con alma y además de disfrutar de un Brownie delicioso estarás ayudando a que 10 niños y niñas con riesgo de pobreza disfruten de una dieta sana y equilibrada por un año entero.

Anuncios

Como ya os dije antes, yo ya he hecho el mío así que a continuación os enseño mi resultado, que ya publiqué el Domingo en mi Instagram (@photogralia). Para el toque final yo añadí mini oreos por encima y chocolate con leche derretido por encima antes de devorarlo y estaba de rechupete 🤤.

¡Espero ver pronto los vuestros!

Anuncios
Anuncios

Lofoten – Noruega



Hoy vengo a compartir con vosotros uno de los últimos viajes que he hecho: Las islas Lofoten. Este viaje lo realizamos con Timetravels y sin duda alguna ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.

Como podéis ver en el mapa de la derecha, emprendimos nuestro trayecto desde Vaasa (Finlandia), pasamos por Suecia y finalmente llegamos a nuestro destino, Lofoten (Noruega).
El camino hasta el paraíso fue algo duro, 20 horas en bus hasta llegar a nuestro destino. Casi un día entero en un bus… pero sin duda, mereció la pena. 

 

 

Nada más llegar a Kabelvåg (Lofoten), lo primero que hicimos fue cambiarnos de ropa. Posteriormente nos dirigimos a nuestra primera actividad: Sea Kayaking. 

Fue una actividad impresionante que recomiendo al 100%. No tuvimos mucha suerte con el tiempo, estaba todo nublado y no se podían ver las cimas de las montañas. A pesar de todo, el mar estaba bastante calmado y el viento muy moderado, lo que nos favoreció bastante a la hora de remar.

El segundo día tuvimos una excursión por las diferentes islas de Lofoten. Durante este día, tuvimos la oportunidad de conocer varios pueblos de pescadores y de explorar los mejores fiordos y paisajes de las islas. En primer lugar fuimos a visitar el museo Vikingo (the Lofotr Viking museum). En segundo lugar hicimos una parada en Ramberg beach donde disfrutamos de un calentito baño en las aguas del mar Nórdico. En tercer y último lugar, antes de volver a nuestros cottages, paramos en Reine, un precioso pueblo de pescadores.

El último día teníamos planeada una actividad que tuvo que ser cancelada debido al mal tiempo; una peculiaridad de estas islas es que nunca puedes predecir el tiempo al 100% siempre está cambiando.

Y hasta aquí mi viaje a este lugar tan maravilloso. Aquí os dejo mis fotos favoritas de Lofoten. Si os interesa, también podéis ver un vídeo que hice de todo el viaje haciendo click en el siguiente enlace:
https://www.youtube.com/watch?v=jAq5nVmGBr8&t=87s