Creciendo…


¡¡Buenos días!! ¿Qué tal estás? ¿Cómo va todo?

Han pasado tantas cosas desde la última vez que escribí que cada día que pasa se me hace un poco más difícil ponerme. Pero hoy es el día, he decidido que si sigo posponiéndolo cada vez va a ser más complicado.

Escribo esto como graduada en Maestra de Educación Primaria y titulada como piloto de drones (guau, suena aún mejor al escribirlo). Pero sí, en julio acabé la carrera y cuando empecé las vacaciones mi padre me propuso la idea de sacarme el título de piloto de dron y me lancé a a ello. No fue fácil pero después de mucho esfuerzo y dedicación… ¡lo conseguí! Y ahora mismo estoy de vuelta en Finlandia, a puntito de empezar mi Máster.

A principios de verano mi padre me regaló el Mavic Mini de DJI y estoy más que encantada. Es un bichito de 249 gramos que puede alcanzar una altura de hasta 3000m sobre el nivel del mar (aunque 120m es lo legal en España) y con una cámara capaz de tomar fotografías de 12 megapíxeles y con una resolución de vídeo de 2.7K. Una vez tuve el dron en mis manos hice mis primeros vuelos y tomé mis primeras fotografías pero sentía que estaba “invadiendo” un mundo del que no conocía absolutamente nada, y eso fue lo que me animó a sacarme el título como piloto. En tan poco tiempo he aprendido mucho pero mucho más me queda por aprender.

Tengo que decir que en mi opinión, el Mavic Mini saca unas fotos impresionantes y que para empezar es más que suficiente. Ahora voy a dejar a continuación algunas de las muchas fotitos que he estado sacando para que juzgues por ti mismx, pero ten piedad, solo estoy empezando 🙂

Una vez que termine mis 14 días de cuarentena aquí en Finlandia y conozca un poco el marco legal en cuanto al vuelo de drones tengo muchas ganas de probar a volarlo por aquí. Ahora seguiré investigando, aprendiendo cosas nuevas y creciendo como persona, profe y fotógrafa. Pronto enseñaré más cositas.

Un abrazo!
Lía.

Anuncios

Brownie solidario de OREO


Anuncios

Desde la ONG Educo nos hacen saber que la crisis sanitaria causada por el COVID-19 se ha convertido ya en una crisis económica. Miles de familias se quedan sin ingresos incluso aquellas que con ingresos ya tenían dificultades para enfrentarse a todos sus gastos. Ellos están adaptándose a esta nueva situación y piden ayuda para poder llevar las becas comedor directamente a las familias que más lo necesitan para que puedan alimentar a sus hijos.

OREO se suma a la causa y de la mano de María Pombo han creado un reto, que tiene como objetivo conseguir 10.000 menús (compuestos por desayuno, comida y cena) para niños en riesgo de pobreza o exclusión social.

Este reto consiste en replicar la receta de Oreo con alma que María Pombo y OREO han compartido en su Instagram. Por cada persona que suba una fotografía a instagram (o a instastories) de su Brownie mencionando a @oreo_es, ellos donarán 10 becas comedor para niños en exclusión social o riesgo de pobreza junto con la ONG Educo.

Yo ya he hecho el mío y os aseguro que es una receta muy fácil de hacer y hacerla solo lleva 10 min prepararla y 25 min en el horno. En vez de hacer ese bizcocho que estabas pensando, anímate a hacer la receta de Oreo con alma y además de disfrutar de un Brownie delicioso estarás ayudando a que 10 niños y niñas con riesgo de pobreza disfruten de una dieta sana y equilibrada por un año entero.

Anuncios

Como ya os dije antes, yo ya he hecho el mío así que a continuación os enseño mi resultado, que ya publiqué el Domingo en mi Instagram (@photogralia). Para el toque final yo añadí mini oreos por encima y chocolate con leche derretido por encima antes de devorarlo y estaba de rechupete 🤤.

¡Espero ver pronto los vuestros!

Anuncios
Anuncios