Haciendo velas ecológicas


¡Buenos días mundo!

Aquí estoy una semana más compartiendo un poquito más de mi con vosotrxs. ¿Qué tal os va todo? ¡Contadme! Espero que muy bien y que poco a poco todos nos adaptemos a la nueva normalidad.

Algo que me encanta y que creo que nunca debe faltar en una habitación son las velas, así que pensé, ¿por qué no intentar hacer una yo misma? El otro día nos pasamos la tarde mi madrina, mi madre y yo haciendo manualidades, y como ya habréis notado, una de las cosas que probamos a hacer fueron velitas. Ya sabéis que mi gran pasión es al fotografía pero bueno, también me gusta compartir un poco de todo y descubrir cosas nuevas. Así que hoy, para todos aquellos que estéis interesados os voy a enseñar qué productos escogí para hacer las velas, dónde los compré y, por supuesto, como hacer tu propia vela paso a paso.

Bueno para empezar, deciros que todo lo que utilicé para hacer mis velas lo compré en la página web de Gran Velada. Tras buscar mucho tiempo en Amazon y en Internet, di con esta página web, cuyos precios (bastante económicos) y variedad me parecieron los mejores. Estos son los materiales que vas a necesitar para hacer tu vela:

Anuncios
  • La base: la cera.

Lo primero que necesitarás para hacer tu vela es encontrar la cera que quieres utilizar. Yo, antes de comprar directamente los primeros productos que me aparecían hice una búsqueda en Internet para averiguar qué cera debería utilizar. Tras mi búsqueda me di cuenta de que existían muchos más tipos de ceras de los que nunca me hubiese imaginado y también que la Parafina (cera con la que están hechas la gran parte de las velas que compramos) es un material derivado del petróleo y por lo tanto no es renovable y que las velas que consumimos, si están hechas con este material, sueltan substancias tóxicas perjudiciales para nuestra salud. Bueno y por todos estos motivos, decidí no escoger la parafina y me decidí por la cera de soja, ya que es un material renovable, biodegradable y no es tóxico ni artificial. Lo bueno de escoger la cera de soja es que este tipo de cera se consume mucho más despacio que las otras, lo que me pareció ideal para poder disfrutar de mis velitas naturales, ecológicas y sostenibles durante el mayor tiempo posible.

Por si os preguntáis por cuánta cantidad de cera necesitáis, deciros que yo cogí 3 paquetes de 100g y me dieron para hacer 3 velas en unos vasitos de yogur de 150ml (sin llenarlos hasta arriba), a lo mejor esto os ayuda a haceros una idea.

  • El olor: el aceite esencial de tu olor favorito.

Ahora toca decidir cuál es el olor que deseas para tu vela. Para mis velas yo escogí el aroma de Lavanda, además de que me gusta mucho el olor, sus propiedades relajantes me convencieron.

En la web tienes aceites esenciales con cientos de olores para escoger, así que piensa en tu favorito y búscalo, lo encontrarás.

  • El color: los detalles para personalizar tu vela.

Este material es totalmente opcional, el tono blanco roto que tiene la cera de soja es muy bonito así que si quieres podrías dejarla así.

Para darle mi toque especial, yo escogí el color púrpura y también decidí coger un narcante blanco para darle un toque de brilli-brilli a mi vela. En la página de Gran Velada encontraréis cientos de colores diferentes, purpurinas y de todo tipo de decoraciones para vuestra velita.

  • La mecha: para encender la vela y que desprenda su magia.

Esto fue algo que también me costó bastante escoger. Hay muchos tipos de mechas y dependiendo del grosor de tu vaso necesitarás una u otra. Yo me decidí por una mecha de algodón ecológica para velas de 5-6cm. La compré sin encerar y luego la enceré yo misma (es muy fácil).

Para completar también cogí un pack de 25 unidades de portamechas para sujetar la vela en el fondo del vaso y un sujeta mechas metálico (que consideré poco útil, no lo necesitáis).

Dicho todo esto, paso a explicaros como lo hice paso a paso.

Primero

Derretimos la cera al baño maría. Yo escogí esta jarrita para que luego fuese más fácil echarla en el vaso de la vela.

Esperamos unos minutitos revolviendo con un palillo de madera y pronto tendrás la cera líquida lista para trabajarla.

Segundo

Medimos la altura de nuestro vaso y cortamos la mecha.

Una vez la cera está líquida introducimos la mecha en el líquido y quitamos el exceso con los dedos (no te preocupes, la cera de soja tiene un punto de fusión muy bajo por lo que no te quemarás. Espera un par de minutos y ya tendrás tus mechas enceradas.

Introdúcelas en el portamechas y con pegamento caliente pégala en el fondo del vaso lo más centrada posible.

Tercero

Una vez enceradas las mechas, sacamos la cera del fuego y le echamos el colorante. Para conseguir el color de mi vela (podéis ver las fotos al final del texto) yo le eché 5 gotitas. Si decidís echarle algún tipo de purprina como yo, es ahora el momento de hacerlo, yo le eché una pizca, pero esto al gusto de cada uno.

Para echarle el aroma esperamos 1 minuto y se lo echamos. Si se lo echas cuando la cera está muy caliente perderá olor. Yo le eché 10 gotas del aroma, pero esto también dependerá de la intensidad de olor que te guste, si te gusta un olor más fuerte puedes echarle un par de gotas más.

Cuarto (y último)

Echamos nuestro líquido en el vaso donde querramos tener nuestra vela. Podéis reutilizar cualquier vaso que tendáis en casa de conservas o de yogur.

Ahora deja tu vela reposar hasta que se enfríe y… ¡listo!

Anuncios

¿Qué te ha parecido? A nosotras muy entretenido y divertido. Tuvimos nuestros fallos y al principio no salió nada bien pero… ¡lo arreglamos! Yo creo que para ser la primera vez no estuvo nada mal. Aquí te dejo algunas fotos del resultado, ¡anímate a hacer una!

Enlaces a los materiales utilizados:

No te olvides de seguirme en Instagram, publico muchas de mis fotos por allá, ¡te espero!

Anuncios

Cake pops


¡Feliz martes!

¿Qué tal está sentando la fase 2? ¿Creéis que estamos preparados para la 3ª?

El otro día pude ver por fin a mis amigas y aprovechando la conyuntura le hicimos una sorpresa a mi amiga Lorena, que estuvo de cumpleaños hace un mes. Disfrutamos de un aperitivo riquísimo, hicimos una churrascada para comer y de postre dos tartas deliciosas, una de mousse de limón hecha por Lore y la otra de bizcocho de arcoíris hecha por mi. Después de comer jugamos al parchís, sacamos fotos, hicimos mucho el tonto e hicimos una guerra de globos de agua. Fue genial.

Bueno, y como mencioné, para la sorpresa de mi amiga hice un bizcocho de arco´ris. Para montar la tarta tuve que cortar muchos bordes y en lugar de comerlos al momento los guardé para aprovecharlos y hacer cake pops. Así que hoy os voy a enseñar como aprovechar cualquier resto de bizcocho que no utilicéis o alguna magdalena que ya esté pasada para comer directamente, allá vamos.

Paso 1

Para empezar yo decidí dividir los restos en dos. A los de la derecha les eché mermelada de arándanos y frutos rojos hecha por mi madre y a los de la izquierda les eché queso crema (philadelphia). Tú puedes escoger si quieres todos de mermelada o todos de queso crema (personalmente mis favoritos son los segundos).

Paso 2

Desmigamos el bizcocho lo máximo posible con la ayuda de un tenedor y de nuestras propias manos.

Paso 3

Añadimos la mermelada en uno de los boles y el queso crema en el otro. Con la ayuda del tenedor y de nuestras manos continuamos amasando hasta conseguir integrar los ingredientes.

La cantidad de mermelada y/o queso crema variará dependiendo de la cantidad de bizcocho. El truco es ir echándolos poco a poco hasta conseguir una masa que no se quede pegada a las manos para que sea fácil de moldear.

Paso 4

Damos forma a nuestros cake pops. Hacemos bolitas con las manos. Las coloamos en un plato sobre papel de horno y las metemos en la nevera 15 minutos.

Paso 5

Puedes hacer los Cake pops de dos formas diferentes: estilo piruleta (con palitos) y estilo trufa (sin palitos y más fáciles)

Estilo piruleta (con palito): Derretimos chocolate en un tarrito. Mojamos la punta del palito en el chocolate derretido, clavárselo y volver a introducirlos en la nevera 5 minutos. Los sacamos de la nevera y los bañamos en chocolate como puedes ver una de las imágenes imagen de a continuación. Los introducimos en la nevera hasta que el chocolate esté completamente sólido.

Estilo trufa (sin palito): Derretimos chocolate en un bol y lo echamos por encima a nuestra bolitas. Con ayuda de un tenedor yo le quité el exceso de chocolate pero si tenéis algún utensilio mejor, perfecto.

Cumple de Lore y cómo hacer Cake pops paso a paso.

Paso 6

Una vez tengan el chocolate completamente sólido los sacamos para decorar.

Me quedó un poco desastrosa pero la decoración yo la hice con un poco de chocolate blanco derretido y unas fresas y arándanos frescos. Podéis encontrar más ideas para decorarlos haciendo click aquí.

A continuación os dejo mis resultados. Estaban riquísimos. Espero que os gusten, hasta la próxima!

Anuncios

Pan de pasas y nueces


En mi cuarentena estoy haciendo un poco de todo, acabé mi TFG, volví a coger acuarelas y un pincel, me paso el día en el jardín junto con mi cámara, he estado ayudando a mis padres con el jardín, cocino cosas ricas y mucho más.

Este finde hice con mi madre un pan de pasas y nueces que nos salió riquísimo. Era mi primera vez haciendo pan y la verdad ya tengo ganas de repetir. Así que si a ti, que estas leyendo esto, aprovechando que tenemos que estar en casa, si te apetece hacer tu propio pan en familia, te voy a dejar aquí la receta paso a paso.

Para hacer nuestro pan casero, hemos preparado la masa con la Thermomix pero también lo puedes hacer con cualquier otro robot con función de amasar o en último caso, a mano.

Los ingredientes que vas a necesitar son los siguientes:

  • 175g de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • 20g de levadura prensada
  • 300g de harina de fuerza (si quieres hacer pan integral, sustitúyela por harina integral)
  • 60g de pasas y 90g de nueces (si quieres, puedes suprimir las pasas y las nueces o sustituirlas por aceitunas o pipas, por ejemplo)

Preparación:

Paso 1

Colocamos las pasas en un vaso con agua hirviendo y reservamos.

Paso 2

Vertimos el agua y la media cucharadita de azúcar y programamos 2 minutos a 40ºC en velocidad 2.

Paso 3

Agregamos la mitad de la harina y la levadura y programamos 8 segundos a velocidad 6.

Paso 4

Agregamos la harina restante y la cucharadita de sal.

Paso 5

Nos embadurnamos las manos en harina y retiramos la masa del vaso. Apoyamos la masa en la encimera y le integramos bien las pasas y las nueces.

Paso 6

Seguimos amasando e integrando bien todas las pasas y las nueces. Nos aseguramos de que lleguen en abundancia al interior.

Paso 7

Le damos la forma deseada a nuestro pan.

Paso 8

Personalizamos nuestro pan. Nosotras decidimos hacerle unos cortes en la superficie para darle un toque especial.

Paso 9

Otras cosas que podéis hacer son escribir vuestra inicial o hacer una bolita con un poco de la masa y colocarla en el centro de la masa base.

Paso 10

Cubrimos con un paño y dejamos reposar la masa. Dejamos que la levadura y las bacterias hagan su trabajo y cuando la masa haya duplicado su volumen, estará lista para meterla en el horno.

Paso 11

Este paso es opcional, pero nosotras le espolvoreamos harina por encima para darle un toque más rústico.

También lo podéis pintar con yema de huevo por encima o esparcir por encima semillas al gusto.

Paso 12

Introducimos el pan en el horno precalentado a 225ºC durante 30 minutos. Si ves que se tuesta mucho, reduce la temperatura a 200ºC.

Anuncios

Y con todo esto ya tendrías tu delicioso pan listo para comer.

Aquí te dejo mis resultados.

Espero que te haya gustado, ¡hasta la semana que viene!