Haciendo velas ecológicas


¡Buenos días mundo!

Aquí estoy una semana más compartiendo un poquito más de mi con vosotrxs. ¿Qué tal os va todo? ¡Contadme! Espero que muy bien y que poco a poco todos nos adaptemos a la nueva normalidad.

Algo que me encanta y que creo que nunca debe faltar en una habitación son las velas, así que pensé, ¿por qué no intentar hacer una yo misma? El otro día nos pasamos la tarde mi madrina, mi madre y yo haciendo manualidades, y como ya habréis notado, una de las cosas que probamos a hacer fueron velitas. Ya sabéis que mi gran pasión es al fotografía pero bueno, también me gusta compartir un poco de todo y descubrir cosas nuevas. Así que hoy, para todos aquellos que estéis interesados os voy a enseñar qué productos escogí para hacer las velas, dónde los compré y, por supuesto, como hacer tu propia vela paso a paso.

Bueno para empezar, deciros que todo lo que utilicé para hacer mis velas lo compré en la página web de Gran Velada. Tras buscar mucho tiempo en Amazon y en Internet, di con esta página web, cuyos precios (bastante económicos) y variedad me parecieron los mejores. Estos son los materiales que vas a necesitar para hacer tu vela:

Anuncios
  • La base: la cera.

Lo primero que necesitarás para hacer tu vela es encontrar la cera que quieres utilizar. Yo, antes de comprar directamente los primeros productos que me aparecían hice una búsqueda en Internet para averiguar qué cera debería utilizar. Tras mi búsqueda me di cuenta de que existían muchos más tipos de ceras de los que nunca me hubiese imaginado y también que la Parafina (cera con la que están hechas la gran parte de las velas que compramos) es un material derivado del petróleo y por lo tanto no es renovable y que las velas que consumimos, si están hechas con este material, sueltan substancias tóxicas perjudiciales para nuestra salud. Bueno y por todos estos motivos, decidí no escoger la parafina y me decidí por la cera de soja, ya que es un material renovable, biodegradable y no es tóxico ni artificial. Lo bueno de escoger la cera de soja es que este tipo de cera se consume mucho más despacio que las otras, lo que me pareció ideal para poder disfrutar de mis velitas naturales, ecológicas y sostenibles durante el mayor tiempo posible.

Por si os preguntáis por cuánta cantidad de cera necesitáis, deciros que yo cogí 3 paquetes de 100g y me dieron para hacer 3 velas en unos vasitos de yogur de 150ml (sin llenarlos hasta arriba), a lo mejor esto os ayuda a haceros una idea.

  • El olor: el aceite esencial de tu olor favorito.

Ahora toca decidir cuál es el olor que deseas para tu vela. Para mis velas yo escogí el aroma de Lavanda, además de que me gusta mucho el olor, sus propiedades relajantes me convencieron.

En la web tienes aceites esenciales con cientos de olores para escoger, así que piensa en tu favorito y búscalo, lo encontrarás.

  • El color: los detalles para personalizar tu vela.

Este material es totalmente opcional, el tono blanco roto que tiene la cera de soja es muy bonito así que si quieres podrías dejarla así.

Para darle mi toque especial, yo escogí el color púrpura y también decidí coger un narcante blanco para darle un toque de brilli-brilli a mi vela. En la página de Gran Velada encontraréis cientos de colores diferentes, purpurinas y de todo tipo de decoraciones para vuestra velita.

  • La mecha: para encender la vela y que desprenda su magia.

Esto fue algo que también me costó bastante escoger. Hay muchos tipos de mechas y dependiendo del grosor de tu vaso necesitarás una u otra. Yo me decidí por una mecha de algodón ecológica para velas de 5-6cm. La compré sin encerar y luego la enceré yo misma (es muy fácil).

Para completar también cogí un pack de 25 unidades de portamechas para sujetar la vela en el fondo del vaso y un sujeta mechas metálico (que consideré poco útil, no lo necesitáis).

Dicho todo esto, paso a explicaros como lo hice paso a paso.

Primero

Derretimos la cera al baño maría. Yo escogí esta jarrita para que luego fuese más fácil echarla en el vaso de la vela.

Esperamos unos minutitos revolviendo con un palillo de madera y pronto tendrás la cera líquida lista para trabajarla.

Segundo

Medimos la altura de nuestro vaso y cortamos la mecha.

Una vez la cera está líquida introducimos la mecha en el líquido y quitamos el exceso con los dedos (no te preocupes, la cera de soja tiene un punto de fusión muy bajo por lo que no te quemarás. Espera un par de minutos y ya tendrás tus mechas enceradas.

Introdúcelas en el portamechas y con pegamento caliente pégala en el fondo del vaso lo más centrada posible.

Tercero

Una vez enceradas las mechas, sacamos la cera del fuego y le echamos el colorante. Para conseguir el color de mi vela (podéis ver las fotos al final del texto) yo le eché 5 gotitas. Si decidís echarle algún tipo de purprina como yo, es ahora el momento de hacerlo, yo le eché una pizca, pero esto al gusto de cada uno.

Para echarle el aroma esperamos 1 minuto y se lo echamos. Si se lo echas cuando la cera está muy caliente perderá olor. Yo le eché 10 gotas del aroma, pero esto también dependerá de la intensidad de olor que te guste, si te gusta un olor más fuerte puedes echarle un par de gotas más.

Cuarto (y último)

Echamos nuestro líquido en el vaso donde querramos tener nuestra vela. Podéis reutilizar cualquier vaso que tendáis en casa de conservas o de yogur.

Ahora deja tu vela reposar hasta que se enfríe y… ¡listo!

Anuncios

¿Qué te ha parecido? A nosotras muy entretenido y divertido. Tuvimos nuestros fallos y al principio no salió nada bien pero… ¡lo arreglamos! Yo creo que para ser la primera vez no estuvo nada mal. Aquí te dejo algunas fotos del resultado, ¡anímate a hacer una!

Enlaces a los materiales utilizados:

No te olvides de seguirme en Instagram, publico muchas de mis fotos por allá, ¡te espero!