EL PARAÍSO DE LOS ARÁNDANOS


Una actividad muy popular en Finlandia en verano es ir a recoger bayas al monte. En primavera, los bosques silenciosos de Finlandia cobran vida, la nieve se derrite y los arbustos de estos frutos que cubren como una manta todo el terreno, empiezan a florecer. A mediados de Julio, con la llegada del verano, es cuando aparecen los frutos y estos empiezan a madurar.

Arándanos rojos (EN: lingonberry – FI: puolukka), arándanos azules (EN: blueberry – FI: mustikka), frambuesas (EN: raspberry – FI: vadelma) y mora de los plátanos (EN: cloudberry – FI: lakka) crecen en abundancia en los montes, bosques y jardines finlandeses. Está permitido coger y recolectar libremente este tipo de estos frutos siempre que sean salvajes (es decir, que no pertenezcan a la plantación de nadie), que no estén dentro de un Parque Natural o Nacional y que estén a más de 50 metros de la vivienda más cercana.

La temporada para recolectar estos frutos empieza a mediados de Julio y termina en Octubre con la llegada del Otoño. El mejor momento para ir es a principios de Agosto, ya que, cuanto más tarde, menos frutos habrá y estarán más dañados debido a la acción humana. Por lo que he visto por aquí, hay muchas empresas que se dedican a organizar tours y excursiones para hacer este tipo de actividades por unos 70€ pero mi consejo es que te lances a la aventura y que descubras por tu cuenta la magia y el encanto de los bosques Finlandeses, observando a tu ritmo su flora y su fauna. Además no es nada difícil encontrar un lugar para recolectar bayas ya que crecen por todas partes, incluidas zonas urbanas, pero eso sí, por propia experiencia, lo ideal es que te alejes unos kilómetros de la ciudad, donde haya menos tráfico, para así encontrar muchas más y de mejor calidad.

Como no, una vez finalizada mi eterna cuarentena, yo no me quise perder la oportunidad de ir de “berry-picking” al monte. Me preparé con mi cubo y mi peine de arándanos y fui primero con mi amiga Sabrina aquí en Vaasa a Vaskiluoto (Vasklot) y después a un bosque en Oravais con mi novio. El primer día con Sabrina, íbamos un poco perdidas, ninguna conocíamos la zona ni a ninguna se nos ocurrió buscar el aspecto de la planta. Una vez llegamos, aparcamos las bicis, cogimos nuestro tupperware y empezamos a caminar por el monte sin saber muy bien lo que nos íbamos a encontrar, pero fue de repente mirar para el suelo y ver cientos de bolitas azules y rojas por todas partes. Como nadie nos había avisado, nosotras nos dedicamos a coger solamente las bolitas azules porque pensábamos que las rojas podían ser tóxicas hasta que luego nos dimos cuenta de que eran arándanos rojos y perfectamente comestibles, pero bueno, tú que estás leyendo ésto, que sepas que tanto rojas como azules o naranjas, todas para el saco (ñam, ñammm…)

El segundo día fue aún más increíble. Fuimos mi novio y yo en coche hasta Oravais, el pueblo dónde el creció, situado a unos 45 kilómetros al norte de Vaasa. Allá aparcamos el coche cerquita del mar y nada más ver un poco de bosque ya se podían ver miles de bayas por todos lados, mucho más que el día anterior. Estuvimos toda la mañana recogiendo tanto arándanos rojos como arándanos azules y acabamos pingando, con los pantalones bien bonitos y bien cansaditos. Nos lo pasamos genial en la recolecta de nuestros dos kilos de deliciosos arándanos pero después llegó la dura tarea de dos más de dos horas de limpieza y eliminación de hojitas y bichitos.

Tengo que decir que me encantó, aunque acabó con nosotros, fue una actividad súper relajante y divertida, ideal para hacer con amigos, niños y familia y que sin duda recomiendo hacer a todo el que venga entre Julio y Octubre a Finlandia. Y si os preguntáis qué hice con este cargamento de arándanos, me los comí con yogur e hice mucha mucha mermelada (el próximo día os enseño como la hice y como me quedó).

Os dejo unas fotitos de la experiencia 🙂

Para saber más y ver muchas más fotos puedes seguirme en mis instragrams @photogralia y @liaaa_gd.

¡Hasta la próxima!

Mucho amor,

Lía.

Anuncios

CRECIENDO


¡¡Buenos días!! ¿Qué tal estás? ¿Cómo va todo?

Han pasado tantas cosas desde la última vez que escribí que cada día que pasa se me hace un poco más difícil ponerme. Pero hoy es el día, he decidido que si sigo posponiéndolo cada vez va a ser más complicado.

Escribo esto como graduada en Maestra de Educación Primaria y titulada como piloto de drones (guau, suena aún mejor al escribirlo). Pero sí, en julio acabé la carrera y cuando empecé las vacaciones mi padre me propuso la idea de sacarme el título de piloto de dron y me lancé a a ello. No fue fácil pero después de mucho esfuerzo y dedicación… ¡lo conseguí! Y ahora mismo estoy de vuelta en Finlandia, a puntito de empezar mi Máster.

A principios de verano mi padre me regaló el Mavic Mini de DJI y estoy más que encantada. Es un bichito de 249 gramos que puede alcanzar una altura de hasta 3000m sobre el nivel del mar (aunque 120m es lo legal en España) y con una cámara capaz de tomar fotografías de 12 megapíxeles y con una resolución de vídeo de 2.7K. Una vez tuve el dron en mis manos hice mis primeros vuelos y tomé mis primeras fotografías pero sentía que estaba “invadiendo” un mundo del que no conocía absolutamente nada, y eso fue lo que me animó a sacarme el título como piloto. En tan poco tiempo he aprendido mucho pero mucho más me queda por aprender.

Tengo que decir que en mi opinión, el Mavic Mini saca unas fotos impresionantes y que para empezar es más que suficiente. Ahora voy a dejar a continuación algunas de las muchas fotitos que he estado sacando para que juzgues por ti mismx, pero ten piedad, solo estoy empezando 🙂

Una vez que termine mis 14 días de cuarentena aquí en Finlandia y conozca un poco el marco legal en cuanto al vuelo de drones tengo muchas ganas de probar a volarlo por aquí. Ahora seguiré investigando, aprendiendo cosas nuevas y creciendo como persona, profe y fotógrafa. Pronto enseñaré más cositas.

Un abrazo!
Lía.

Cuarentena


¡Hola! ¿Cómo va todo?

Oficialmente he acabado mi cuarentena. Ya han pasado más de 15 días desde que llegué de Finlandia y doy por completada mi etapa de encierre por prevención. Ahora poco a poco voy a empezar a salir, a ver a mis amigas (las 3 más cercanas) y a mi familia (la que está en mi provincia, claro), pero sin abusar y con mucho cuidado.

Tengo que decir que estos 15 días no han sido tan duros como esperaba. Me he pasado los días desayunando en la terraza oyendo a los pájaros cantar, escuchando música, haciendo pulseritas de hilos, descansando, haciendo un poco de deporte y ayudando con el jardín a mis padres. Juntos hemos arreglado un poco el jardín en general y hemos hecho un huerto de plantas aromáticas. Hemos plantado Romero, Lavanda, Santolina, Albahaca (de hoja pequeña y de hoja grande), tomillo (de dos tipos), Helichysum Curry, Cebollino y Manzanilla. Además de todas estas plantas aromáticas también hemos también hemos plantado unos tomates y aprovechando que tenemos el jardín lleno de fresas por todos los lados, hemos decidido centralizarlas en cuatro maceteros. Estos días mi padre también ha creado trampas para avispas asiáticas reutilizando botellas de plástico (dentro zumo de melocotón + cerveza negra).

Finalmente decir que con todo esto del cambio de fase y por lo que veo de otros países me da la sensación que con la mejora (relativa) de esta situación nos olvidamos muy fácil de que estamos viviendo una pandemia mundial y de que ya han muerto solo en España 26834 personas en un par de meses. Cada vez tenemos un poquito más de libertad pero para que salgamos de este agujero negro lo antes posible y con el menor número de daños posible… necesitamos que todos usemos la cabeza. Y a ti, que estás leyendo esto, te mando todas mis fuerzas y un abrazo virtual muy grande.

Dejo a continuación unas de las fotos tomadas en esta cuarentena. Hasta la semana que viene, disfrutad de la fase 2 (con sentidiño).

Anuncios
Anuncios

De paseo con María 🌸👭🏻


Hola a todxs! Qué tal lleváis el confinamiento?

Como ya sabréis los que me leéis siempre, actualmente estoy de Erasmus+ prácticas en Finlandia, concretamente, en una ciudad llamada Vaasa.

El número de casos de COVID-19 en Finlandia es muy inferior a los de países como USA, España, Italia, Alemania, Reino Unido o Francia, pero sin embargo, no paran de aumentar. A día de ayer (22 de abril de 2020), los casos totales en el país son 4129. En relación con su población total, hay 74 casos por 100000 personas. Más de la mitad de los casos se encuentran en la región de Uusimaa 2723 (la zona de la capital, Helsinki).

Los casos son menos y las restricciones también. El gobierno ha declarado estado de emergencia hasta el 13 de Abril, bares y restaurantes permanecerán cerrados hasta el 31 de mayo, todos los eventos públicos de más de 10 personas están prohibidos y la educación es a distancia (aunque los colegios permanecen abiertos para aquellos niños que no puedan quedarse en casa).

Paso el mayor tiempo posible en casa pero es verdad que al menos una vez al día salgo de casa. Me siendo muy afortunada de que por ahora podamos seguir saliendo a pasear, ir en bicicleta y disfrutar de la naturaleza. Conociendo la situación que mi familia y amigas están viviendo actualmente en España, siento que estar aquí ahora es un lujo, pero a decir verdad, no me quita las ganas de volver.

A continuación os dejo unas fotos que le saqué el otro día a mi compi de piso, amiga y modelo María. ¡Espero que os gusten!

Anuncios
Anuncios

El outfit de esta modelo tan guapa:

(Pincha en cada producto para comprarlo)

Un besito!!! Hasta la próxima

Anuncios

La primavera del COVID-19


Hola a todxs, con todo esto se me había olvidado que ya había llegado la primavera, ¿qué tal lleváis la cuarentena?

Por Vaasa (Finlandia) la cosa va “mejor” que en España. Por ahora puedo salir a la calle y disfrutar de los días en compañía. Mi familia en la distancia y mi novio y mi compi de piso aquí siempre lo dan todo por hacerme feliz y me ayudan día a día a enfrentarme a esta situación.

Los niños no van al cole, todos los eventos hasta el verano han sido cancelados, todas las reuniones de más de 10 personas no están permitidas, los restaurantes están cerrados… la vida no es la misma. Aún así, con cabeza y siempre cumpliendo las normas intentamos aprovechar el tiempo lo máximo posible. Al cole voy de vez en cuando si necesito algún material específico para trabajar o si necesito hablar con alguien en persona, la enseñanza con los niños es 100% virtual vía Zoom y funciona genial, en casa hacemos mucha repostería, intentamos hacer ejercicio físico todos los días y siempre vamos a ver los atardeceres a la playa.

No me voy a quejar porque no tengo razón alguna y sería egoísta. En muchos países la situación está mucho peor y la gente lo está pasando verdaderamente mal. Doy gracias a que por ahora las cosas están relativamente “bien” pero… quién me hubiese dicho a mi el año pasado cuando estaba planeando mi estancia aquí y mis prácticas en el colegio que todo esto iba a pasar.

La incertidumbre de lo que va a pasar y de cuando voy a poder volver a casa cada día es mayor. A pesar de que mi familia y mis amigas me insisten en que aquí estoy mejor, quién me diese poder estar en casa en estos momentos junto con mis padres y disfrutando de estos momentos tan difíciles en familia.

Bueno, y después de contaros un poco como me va todo por aquí, os dejo a continuación unas fotografías del primer mes de primavera. ¡Espero que os gusten!

Anuncios

Y hasta aquí todo por hoy. Desde Finlandia os mando a todxs un abrazo virtual muy grande y mucho ánimo. Esperemos que pronto acabe todo esto y que podamos disfrutar del verano.

El gran poder de la naturaleza 🌳🌲🍃🌿💚


 

IMG_2338

“Vale máis unha terra con árbores nos montes ca un Estado con ouro nos bancos” – Castelao 

Sigue leyendo “El gran poder de la naturaleza 🌳🌲🍃🌿💚”