Diciendo adiós…


Diario de viaje: vuelta a España desde Finlandia en tiempos de COVID-19

Seis de mayo de dos mil veinte.

07:30 Por fin me voy a levantar de la cama. Después de haber estado 15 minutos vagueando en la cama toca levantarme. Hago los bocadillos para el viaje y me preparo para salir a los recados del día. Voy a ir al colegio a imprimir mi boarding pass y a despedirme de los que tanto me han cuidado durante estos meses. Después toca ir al supermercado a comprar reservas de comida y unos últimos detalles. Finalmente vuelvo a Lärkan, mi hogar en Finlandia, donde me despido de algunas de las personas que me han acompañado durante mi estancia y también de mi compi de piso, María, a la que quiero con locura y ha sido como una hermana para mi en este tiempo. No fue fácil, pero estoy segura que pronto volveré a ver a los que más quiero.

17:30 Tras una mañana de locos corriendo de un lado para otro y también de muchas despedidas y lágrimas, ya estoy en el tren. Bueno, llevo ya más de una hora aquí sentada respondiendo a llamadas y mensajes. Estoy muy acostumbrada a viajar pero nunca he estado tan nerviosa como ahora. Ver a la gente tan distante, todas las precauciones que hay que tener, las mascarillas, los cientos de normas y todo el mundo recordándotelo cada minuto es algo que impone y me causa bastante ansiedad. Pero bueno, aquí estamos, voy a seguir bebiendo este smoothie tan rico y a comer mis galletas para que se me haga más ameno.
20:10 Se está acabando mi viaje en tren… a y 35 llego a Helsinki. No se muy bien que pasará al llegar, no hay ningún transporte público que vaya a la estación y el taxi desde Helsinki al aeropuerto cuesta un riñón ya que está en otra ciudad (Vantaa). Como me dijo mi tutor del cole, tengo que ir a una estación que se llama Aviápolis y después coger un taxi hasta el aeropuerto.
21:32 Ya estoy en el taxi de Aviápolis camino al aeropuerto. Todo ha ido perfectamente al salir del tren había un taxi esperando en la puerta y lo cogí directamente. Eso si, tengo un frío…

21:38 Llegué al aeropuerto. Al entrar me asusté, sabía que esto iba a estar vacío, pero tanto, no. No había nadie, absolutamente nadie, ni guardias ni nada. Con mi maleta y mis mochilas empecé a caminar en busca de un enchufe ya que mi móvil estaba muriéndose. De la nada apareció un señor muy majo, trabajador del aeropuerto al que le pregunté qué tenia que hacer y bueno la verdad no me ayudo bastante solo me dijo: “tienes que esperar a que venga alguien”; Eso hice.

22:00 Acaba de aparecer otra vez el señor de antes. Creo que le dí demasiada pena que se acercó a mi y me enseñó un rincón en el que me dijo que me podía quedar. Un rincón de lujo con silla y enchufe, no me quejo, parece un buen lugar para pasar las 10 horas que tengo por delante.

01:00 Bueno, he hablado con mi padre y con mi madre y estado desde las 23 hablando con mi amiga Celia y la verdad me ha ayudado a amenizar la espera pero bueno, lo malo es que aún falta mucho. Lo malo de este sitio es que el enchufe está lejos del banco, lo que no me permite seguir hablando con mis amigas ya que otra vez, mi móvil está muriendo. Así que bueno, voy a enchufar el móvil y me voy a poner a ver en el iPad “Bonus Familjen” a ver si se me queda algo de sueco.

01:50 Voy a levantarme a estirar las piernas. Aquí sigue sin haber ni un alma, así que voy a ir hasta las máquinas estas para imprimir el boarding pass. También de paso, imprimo la etiqueta para la maleta. Y nada, después a descansar otro rato más hasta que aparezca alguien y pueda facturar la maleta.

02:30 Me estoy congelando aquí parada y me pregunto, ¿en serio es necesario tener el aire acondicionado puesto? ¿Por qué los aeropuertos nunca apagan el aire acondicionado? Y a ver si esto fuese el aeropuerto de Madrid-Barajas un día de verano a 45 lo entendería, pero en Finlandia… con temperaturas casi bajo cero… no lo entiendo. Antes de que acabe como un cubito de hielo voy a levantarme e ir a dar un paseo por el aeropuerto. Las cosas las dejo solas… espero que no haya nadie con intención de quitarme alguna de mis pertenencias escondido y que el señor ese que aparece de pascua en flores sea de confianza y que mis cosas sigan ahí cuando vuelva.

3:05 De vuelta a mi cripta. Mis cosas intactas. Bastante triste, todo “cerrado temporalmente”, ni un sitio abierto para tomarme un café o algo calentito. Ahora voy a comerme un bocata y unas galletas y a continuar viendo mi serie.

03:35 Por fin pude facturar la maleta. Ilusionada me pongo a preparar para pasar el control de seguridad separando líquidos y electrónica, desinfectante, mascarilla… y al dirigirme hacia el control… me doy cuenta de que sigue cerrado, los trabajadores que habían aparecido desaparecieron de nuevo así que tras esta falsa alarma me toca volver a mi rincón.

04:40 Lo conseguí. Ya estoy dentro. Tuve la gran suerte de que a mi equipaje de mano le tocase el control de explosivos. De 10 personas que somos aquí, me tuvo que tocar a mi. Pero bueno, fue bastante rápido (y yo prisa tenía poca) y después de pocos minutos me devolvieron todo. Ahora ya estoy en la puerta de embargue donde he vuelto a extender mi mantita y me voy a tumbar hasta que sea la hora de embarcar.

6:00 Me acaba de llamar Sebbe. Tengo la suerte (y él la mala suerte) de que se tenga que levantar a estas horas para ir a trabajar. Así que hasta las 7 que empieza a trabajar tendré entretenimiento.

07:15 Acabo de embarcar. Me ha hecho gracia, coloqué mis mochilas en el compartimento de arriba y de repente dicen por el altavoz: “Boarding completed”. ¿Completo? ¿Que es esto, un vuelo privado? Hay el mismo número de pasajeros que de personal (sin exagerar).

07:30 Toca despegar. Mi padre me tranquiliza comentándome que no le han parado y que ya está cerca del aeropuerto de Alicante y que va a intentar dormir. Así que vamos allá, nos vemos pronto Alicante.

Anuncios

10:33 (de España) lo que serían las 11:33 en Finlandia, acabo de aterrizar. Se portaron de 19 con nosotros en el vuelo, nos dieron agua y un bocata y solo íbamos 1 por fila de asientos. Ahora toca coger la maleta y corriendo a ver mi papá.

11:08 Ya vi a mi papa, ¡qué felicidad!, llegué a pensar que que este momento nunca llegaría. Hicimos un proceso de desintoxicación. Me cambié toda la ropa y me llené de desinfectante. Me comí un plátano y ahora ya estamos los dos en el coche listos para empezar la vuelta a casa.

13:17 Llevamos dos horas de viaje y todo bien. Mi padre va de piloto y yo voy en el asiento de atrás a la derecha de forma que vamos en diagonal, cumpliendo con las normas. En el trayecto nos estamos encontrando un montón de camiones y también un montón de turismos.

18:10 Han pasado ya muchas horas de las cuales he dormido un par. Ahora hemos decidido parar en una gasolinera. Vamos a tomar unos bocatas, comprar aguas frías ir al baño y estirar las piernas. Una vez de vuelta en el coche toca echar unas partiditas de Parchís con mis amigas.

22:30 Ya hemos llegado a casa. Que alegría ver a mi mamá, mi casa, mi habitación… qué felicidad. Ahora tocará hacer cuarentena durante 15 días y esperemos que gracias a todo el cuidado que tuve y a todas las precauciones que tomé que no tenga COVID-19.

FIN

Las fotos que comparto hoy son algunas fotos de mis últimos días en Vaasa, espero que os gusten.

Anuncios

¡Hasta la próxima!

Anuncios
Anuncios

Escrito por

Amante de la fotografía y de la danza. Estudiando para ser futura maestra y aprendiendo cosas nuevas cada día para crecer como fotógrafa. Siempre que puedo, me encanta viajar y poco a poco ir conociendo todos los lugares más bonitos de nuestro planeta.

15 comentarios sobre “Diciendo adiós…

    1. En aquel entonces no sabía ni cómo sentirme a decir la verdad, miedo no pasé, aunque la situación imponía bastante intenté pensar y centrar mi cabeza en otras cosas para distraerme.
      Muchísimas gracias por tu mensaje María Eva, saludos desde Galicia.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  1. Bienvenida Lía de nuevo,ya sabes que ando desconectada de mis cosillas “usuales”. Te mando un abrazo enorme y un consejo,no te llenes de información de golpe y intenta tener tus ratos de desconexión propios. Un besazo guapa.

    Me gusta

    1. Que alegría leer tu comentario. Haces muy bien en desconectar un poco, estoy segura de que tu mente te lo agradece. A veces las cosas se nos hacen mucho y es bueno pararlo a tiempo, te mereces un descanso.
      Muchisismas gracias por tu mensaje y te mando un abrazo y un beso virtual enorme.
      ¡Ánimo con la fase 1!

      Le gusta a 1 persona

    1. Te deseo suerte. He sido docente hasta hace poco…Hermosa profesión aunque carezca del reconocimiento social que merece. Puede que el covid cambie esto tb…ahora muchos padres pueden ‘imaginar’ nuestra labor..Me encanta la fotografía!!!…Y mucho ánimo frente a los desafíos que nos aguardan!!

      Le gusta a 1 persona

      1. Muchísimas gracias por tu mensaje. La verdad me da la sensación de que el COVID-19 ya ha cambiado eso un poco… ¿no te parece? Las familias y la sociedad creo que nos echan (a todas las maestras y maestros) bastante de menos.
        Muchísimas gracias una vez más, mucho ánimo para ti también.
        Un abrazo virtual muy grande.

        Me gusta

    2. Muchísimas gracias Car. Tienes razón… aunque me lo tomaré con calma… esperaré el período de 15 días de cuarentena y luego ya se verá. Todo esto me da un miedo…
      ¿Tu qué tal todo?
      Un saludo y mucho ánimo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .